La municipalidad hizo la denuncia penal por la huelga: «Necesitamos brindar los servicios básicos», dijo Fernández

El intendente Carlos Fernández brindó una conferencia de prensa este miércoles por la mañana para explicar la situación de conflicto con los empleados municipales que llevan a cabo un paro total desde el lunes, con protestas frente al edificio comunal. 

«No digo que está mal, sabemos la situación de la Argentina, pero las arcas municipales no están en condiciones de responder el reclamo», dijo Fernández sobre el pedido de los empleados agremiados a ATE que rechazaron la propuesta de un aumento del 10% al básico de enero en los salarios de noviembre, y exigen que sea del 15% sobre el básico de septiembre en los sueldos de octubre. 

Los trabajadores del municipio mantienen la medida de fuerza con la totalidad de los servicios suspendidos como recolección de residuos, reparto de agua potable, control de tránsito en la ruta, etc.  

«Me parecería una imprudencia aceptar lo que piden y afectar las arcas municipales porque no podemos ser irresponsables de comprometernos a algo que no vamos a poder cumplir», advirtió añadiendo que se pondría en peligro el aguinaldo.

Fernández detalló que mantienen la propuesta de 10% al básico, más 29 planes que pasarían a contrato, 350 contratados que pasarían a planta permanente, más un bono de 3 mil pesos y aumento en la asignación.  

«Una cosa es ser candidato a diputado nacional y otra tener los recursos», dijo el intendente sobre los reclamos de ATE y los recibos de sueldos que circularon donde se evidencian descuentos de hasta el 50% entre sueldos brutos de 50 mil pesos que terminan en poco más de 20 mil de bolsillo. 

Sueldo bruto de $50 mil termina en $26 mil de bolsillo: «No somos responsables que le descuenten ATE, UPCN y AEMO»;, dijo Fernández

Además confirmó que la municipalidad hizo una denuncia penal contra el gremio ATE y los empleados de paro, para que la justicia ordene liberar los accesos al edificio central y Obras Públicas, a fin de poder brindar los servicios de reparto de agua potable y recolección de basura. También señaló que no podrán pagar los sueldos este viernes si los empleados no les permiten entrar al edificio para trabajar, agregando que se necesitan 4 días para hacer la liquidación salarial. 

En ese sentido, aclaró que el municipio tiene 6 camiones para prestar el servicio «ya sea con empleados municipales o contratados, pero no nos dejan sacarlos», sostuvo indicando que los empleados del otro gremio (UPCN), no están en huelga, pero no les permiten trabajar. 

Por último aseguró que dos instituciones educativas acercaron sus quejas por forma de protesta de los empleados que lanzaron bombas de estruendo afectando a los niños con discapacidad. 

El martes a la mañana, el ministerio de Trabajo dictó conciliación obligatoria, pero los empleados en asamblea decidieron no acatar la medida. Finalmente las partes se reunirán el 3 de noviembre en las instalaciones del organismo en Posadas.  

Paro de municipales: “Un aumento del 15% es inalcanzable”, dijo Carísimo

Municipales no acataron la conciliación y podrían ser sancionados: “Les diría que pongan paños fríos”, dijo Candia