El kirchnerismo pide sustitución de importaciones, más control de precios y «control popular sobre el Banco Central para garantizar la defensa del Proyecto Nacional”

El sector gremial del moyanismo y las dos CTA elaboró un documento con una lista de reclamos que llevarán ese día. La Cámpora también lanza cuestionamientos por la inflación.
El kirchnerismo define por estas horas las características que tendrá el acto del 17 de octubre. El ala gremial, que encabezan Pablo Moyano y las dos CTA, lanzará la convocatoria formal este jueves y ya elaboró un duro documento con claras advertencias sobre la política económica del Gobierno, que podría ser leído el lunes en la Plaza de Mayo. El PJ bonaerense, que conduce Máximo Kirchner, ya confirmó que participará. En La Cámpora también dejan mensajes para el presidente Alberto Fernández.


No será la primera vez que el Día de la Lealtad peronista exponga la fractura del Frente de Todos. En el 2021, luego de la derrota en las PASO legislativas, el kirchnerismo también marchó por su cuenta a Plaza de Mayo, pese a las pretensiones de Alberto Fernández de desactivar la movilización, y la CGT y movimientos sociales oficialistas lo hicieron al día siguiente.
Ahora, el mismo día que el kirchnerismo duro marche frente a la Casa Rosada, el grupo de los “Gordos” de la CGT realizará un acto en el estadio de Obras Sanitarias, y los movimientos sociales oficialistas harán otro en La Matanza. Alberto Fernández, hasta ahora, no fue invitado a ninguno de los tres.


Las advertencias y reclamos económicos del kirchnerismo para el 17 de octubre


Este jueves a las 10:00, el sector gremial que conduce Pablo Moyano (Frente Sindical por el Modelo Nacional), la Corriente Federal de Trabajadores que conduce el bancario Sergio Palazzo y las dos CTA, de Hugo Yasky y Ricardo Peidro, realizarán una conferencia de prensa en la biblioteca del gremio de Camioneros.


Durante la conferencia, los referentes sindicales K presentarán un documento, al que TN accedió, que está titulado “Unidad nacional por la soberanía con justicia social”. El texto plantea una serie de críticas contra el poder económico concentrado, el FMI, los medios de comunicación, el Poder Judicial (que llama Partido Judicial), entre otros, pero también claros reclamos al propio Gobierno en materia económica.
El ala gremial K plantea:
• “Restaurar el rol del Estado en el control y planificación de la economía, articulando con las organizaciones libres del pueblo las políticas necesarias para imponer la soberanía alimentaria y garantizar que ninguna familia argentina tenga que soportar una injusta e intolerable situación de pobreza, implementando de manera urgente un aumento de suma fija y asegurando un ingreso familiar de emergencia para paliar en parte el deterioro que provoca el incesante incremento de precios de los productos de la canasta básica”.


• “Terminar con las prácticas monopólicas y oligopólicas de los grupos concentrados de la economía que vienen ejecutando una remarcación irracional, implementando un estricto control de precios de los insumos difundidos”.


• “Promover la sustitución de importaciones, ordenando el destino nacional de la demanda dando prioridad a las pymes y cooperativas de la economía popular a través de la compra estatal”.


• “Articular un sistema efectivo de control popular sobre el Banco Central de la República Argentina para garantizar que cumpla su rol en defensa del Proyecto Nacional”.


• “Impulsar una reforma tributaria integral progresiva, incrementando los gravámenes sobre los sectores de mayores ingresos, adecuando el sistema a la capacidad de los contribuyentes, eliminando los que corresponden a ingresos alimentarios y dejando de naturalizar el impuesto al trabajo. En lo inmediato, ajustar los controles del Estado a través de los organismos pertinentes, para terminar con la brutal evasión por parte de los grandes grupos empresariales”.


• “Establecer un estricto control estatal del Comercio Exterior”.


• “Implementar de manera efectiva la Ley de Medios sancionada por el Congreso y avanzar en una Reforma Judicial y una nueva Corte Suprema de Justicia en camino hacia una Nueva Constitución Nacional”.


El documento cierra con un mensaje directo para el Ejecutivo, que apoyaron y apoyan las mismas organizaciones: “El gobierno no puede seguir sujeto a los condicionamientos de sectores corporativos que privilegian sus intereses por sobre el interés de las mayorías, o volver a quedar en manos de quienes impusieron un quebranto a la Nación, negaron nuestros derechos y destruyeron el entramado productivo”.
El PJ bonaerense y La Cámpora, que lidera Máximo Kirchner, prepara su propio documento, que por ahora está en estado de “borrador” y el partido decidió no difundir antes de acordar el texto final con el resto de las organizaciones.


Pero Andrés “Cuervo” Larroque, referente de la organización que responde a Cristina Kirchner, dio una entrevista en las últimas horas que dejó algunas señales del planteo que llevaría a la Plaza de Mayo.
“Hay preocupación en los compañeros y compañeras por una situación económica compleja, en materia de precios, por salarios que alcanzan cada día menos. Planteamos cómo recuperar la iniciativa en esta situación tan complicada, por un lado el atentado a Cristina, el odio que genera en un sector; por el otro todo lo que tiene que ver con la distribución del ingreso en la Argentina, una ecuación que se ha desbalanceado mucho a favor del capital, que hoy nos muestra una situación muy distinta a la que tenía la argentina en 2015″, dijo Larroque en la radio de Madres de Plaza de Mayo, que conduce Hebe de Bonafini.
“Es una movilización que tiene un carácter reivindicativo y recuperación de autoestima en la calle. Reafirmar pautas programáticas que forman parte de la historia del movimiento, que en algunos casos notoriamente no se pudieron conseguir. Es importante tener claro hacia dónde queremos ir”, agregó el dirigente de La Cámpora.