Alberto en el G7: “tenemos la decisión de crecer y aportar en una comunidad internacional a la que pedimos que deje de condenarnos al olvido»

El presidente Alberto Fernández pidió hoy, en su primera intervención en la cumbre del G7 que se celebra en Alemania, por la necesidad del «diálogo» para alcanzar el «cese de hostilidades» entre Rusia y Ucrania, al tiempo que abogó «por la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo».

Alberto Fernández asume que la ausencia de una política comercial que suspenda las barreras proteccionista y paraalimentarias pueden causar una tragedia en los países más pobres del planeta. El presidente considera que esas medidas sólo profundizan la crisis social causada por la post pandemia y la guerra en Ucrania.

“Si la crisis actual se prolonga, desataremos una catástrofe humanitaria. Más de 300 millones de personas en el mundo van camino hacia una hambruna. En este contexto, los países centrales han podido continuar con sus importaciones a pesar del desquicio que se vive. Los países periféricos, en cambio, importamos menos porque se redujo nuestra capacidad de pago”, opinó Alberto Fernández.

Y añadió: “Atender a los pueblos sometidos a la crueldad de las privaciones alimentarias es un imperativo ético. Alimentarse no es otra cosa que un derecho humano. Si esa atención no llega con suficiencia, si no consolidamos una nueva arquitectura financiera internacional que remueva dogmas y malas prácticas, todo será una quimera”.

En silencio escuchaban Joseph Biden, Emmanuel Macron, Olaf Scholz, Mario Draghi y Justin Trudeau, entre otros líderes del G7.

A continuación, el jefe de Estado reiteró su propuesta de presentar a la Argentina como un proveedor confiable de alimentos, en un mundo atravesado por el incremento de los insumos, el transporte mundial y la guerra en Ucrania.

“El problema de los alimentos no reside en la producción sino en el acceso a los mismos. La Argentina seguirá siendo un proveedor seguro y continuará brindando asistencia tecnológica y servicios para que otros países mejoren su productividad agrícola”, señaló Alberto Fernández.

Al cerrar su discurso de cuatro minutos, el Presidente completó: “En este encuentro están los países y las organizaciones multilaterales que tienen el capital que a nosotros nos falta. Nosotros tenemos la decisión de crecer y aportar en una comunidad internacional a la que pedimos que deje de condenarnos al olvido por considerarnos parte de la periferia”, aseguró en nombre de la CELAC y la Argentina.