Herrera pedirá reabrir la frontera con Foz pero no con Encarnación para evitar la entrada de paraguayos “no atendidos”

Herrera Ahuad analiza todas las posibilidades para reabrir la frontera con Brasil con protocolos y como prueba piloto, y luego una apertura definitiva. 

Por primera vez desde el inicio de la pandemia, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, analiza pedir al gobierno nacional que habilite la apertura de la frontera en el puente internacional Tancredo Neves.

Se trata del segundo mayor paso fronterizo del país después del aeropuerto de Ezeiza, con más de 12 millones de cruces por año.


¿Para cuando reabriría las fronteras con Brasil?


“A fines de septiembre se podría hacer una prueba piloto para pensar en una reapertura con protocolos sanitarios en octubre”, confirmó Oscar Herrera Ahuad, un mandatario que se caracterizó por estar convencido desde el primer momento de la pandemia, de la necesidad de cerrar los pasos a cal y a canto.



Al mismo tiempo, explicó que no recomendará a Nación la reapertura del puente internacional Roque González de Santa Cruz, que vincula a Posadas con la paraguaya Encarnación y constituye el tercer paso fronterizo del país, con más de 11 millones de cruces al año.

En este caso, el motivo es sanitario: los paraguayos podrían acudir masivamente a atenderse a hospitales públicos de Posadas, que recién ahora pueden empezar a atender intervenciones que habían postergado por el Coronavirus.


“No quiero ser hipócrita, no tengo problemas en decir la verdad. Los paraguayos tienen una alta demanda no atendida en Paraguay y van a venir acá y tengo que priorizar la atención a los misioneros”, señaló.


Los gobernadores pueden pedir reaperturas. El fin de semana el gobierno nacional publicó la Decisión Administrativa 793/2021 en la que extiende el cierre de las fronteras terrestres hasta el 1° de octubre.

Pero la resolución deja margen a los gobernadores para que puedan solicitar “corredores seguros adicionales a los habilitados”.

“Voy a plantearle este tema al presidente Alberto Fernández o al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero”, confirmó Herrera Ahuad.

La postura de Herrera Ahuad implica una mirada nueva del mandatario misionero, que parece estar empezando a vislumbrar el principio del fin de las medidas de aislamiento.

Médico pediatra y ex ministro de Salud, Oscar Herrera Ahuad es también el principal gobernador de frontera del país y su día a día consiste en convivir, administrar y buscar soluciones a cuestiones como las asimetrías económicas, el turismo, el contrabando y el narcotráfico.



Fronteras cerradas




Desde el arranque de la crisis sanitaria, el misionero se caracterizó por ser el primero en pedir protocolos especiales para camioneros que entran y salen del país; constantemente solicitó más efectivos a Gendarmería y Prefectura para controlar pasos clandestinos.







El propio Herrera sobrevoló en helicóptero esos pasos con Alberto Fernández y la Ministra Sabina Frederic para explicarles a ambos lo mismo: las fronteras de Misiones con Brasil y Paraguay son un verdadero colador.







Cerrar la frontera no fue una decisión política fácil, porque implicó la crisis económica y social de Puerto Iguazú, ciudad que vive exclusivamente del turismo.







Y que pasó de tener un récord histórico de 1,5 millón de visitantes (al Parque Iguazú) en 2019 a cero. Pero Herrera Ahuad también se caracterizó por tratar de no dar pasos en falso o anunciar reaperturas prematuramente.En cambio, del lado brasileño, las autoridades de Foz de Iguazú tres veces abrieron hoteles y el Parque Iguazú y luego, por nuevas olas del Covid o porque subestimaron la situación sanitaria, tuvieron que dar marcha atrás y volver a cerrar.



Reabrir la frontera con Brasil, no aún con Encarnación


En cambio, Herrera Ahuad explicó que no es posible pensar en reabrir el puente internacional que vincula a Posadas con Encarnación en octubre, porque los paraguayos acudirían en masa a atenderse a los hospitales públicos misioneros, un clásico de esta frontera.



Si bien Misiones empezó a desocupar camas críticas y actualmente tiene un 43% de UTI ocupadas (llegó a tener más del 70%), ahora muchos misioneros necesitan ir a los hospitales para atender dolencias que habían postergado, explicó el mandatario.


“Reabrir el paso con Brasil no impacta en la utilización del sistema sanitario porque ellos tienen un sistema sanitario de alta complejidad.


Pero hemos dejado de atender cuestiones que no eran emergencias pero sí son importantes en la salud, muchas cirugías oncológicas postergadas, neurocirugías y otras intervenciones que requieren alta complejidad para posoperatorio.


Recién ahora tenemos un distress de camas y podemos atender eso”, explicó.



“Del otro lado hay una demanda contenida de infraestructura sanitaria que Paraguay no atiende, pero no podemos abrir las fronteras y llenar nuestros hospitales, nosotros en el Hospital Madariaga (el más importante de Misiones) tenemos hoy 10 camas de terapia intensiva libres y eso se llena rápido”, señaló.


“Yo se como funciona el sistema sanitario y se de la demanda contenida que hay en Paraguay. El año pasado tuvimos un diez por ciento menos de nacimientos en Misiones porque la frontera estaba cerrada y eso sirve para graficar la gran demanda que hay allí por nuestro sistema sanitario”, explicó.

 

Diario La Nación