El colono que mató a un ladrón prestó declaración y seguirá detenido

En la mañana de este miércoles, prestó declaración el colono Héctor Kattz, que mató de un balazo a un ladrón que intentó robarle en su casa. El hecho ocurrió el sábado a la noche y quedó detenido. La justicia debe cambiar la calificación de homicidio a legítima defensa. 

El delincuente había llegado en compañía de un cómplice aduciendo que se le pinchó un neumático a la moto. Entonces intentó sujetar al colono diciendo “te movés y te mato”, para luego encañonar a la esposa. El productor logró zafarse del sujeto, buscó un arma calibre 22 y le dio un tiro encima del ojo al delincuente identificado como Sergio Presli, de 31 años, oriundo de la provincia de Buenos Aires.

Mató de un balazo a un ladrón que ingresó a su vivienda

Colono preso por matar a un delincuente espera el cambio de calificación a legítima defensa para ser liberado

La Policía continuó con las intensas investigaciones en relación al homicidio de Gustavo Presli de 31 años, ocurrido en la noche del pasado sábado, en una vivienda del Lote 7 de Salto Encantado, hecho por el cual fue detenido un hombre de 67 años.

En ese momento, las pesquisas apuntaron que el occiso junto a otro joven, irrumpieron en la casa del detenido para robarle dinero a punta de pistola. Por ese motivo, el propietario efectuó un disparo desde una habitación que impactó en la cabeza de Gustavo, en tanto que el otro se dio a la fuga. Así también, en el lugar se incautaron dos armas calibre 22 y una motocicleta.

De las extensas averiguaciones practicadas con varios testimonios, quienes aportaron datos de gran relevancia para la investigación del caso y ubicación del sospechoso, efectivos de las Comisarías de Campo Grande, de la Mujer de esa localidad y de Salto Encantado localizaron y detuvieron al joven de 31 años en el barrio Arenhardt de Campo Grande. Asimismo, incautaron su teléfono celular que será sometido a pericias.

Finalmente, el aprehendido fue trasladado a sede policial a disposición del Juzgado de Instrucción N°2 de Oberá.