La cola del banco Nación se extiende 500 metros hasta calle Chubut

OBERÁ. Después de exponer al virus a cientos de miles de jubilados en todo el país, el sindicato bancario aceptó trabajar sábado y domingo. El secretario general de la Bancaria, Sergio Palazzo, se refirió a las largas colas en los bancos y anunció que “recién me transmitió el Presidente del Banco Central que habrá una resolución para que los bancos abran sábado y domingo”.
Tras casi dos semanas de cierre por las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio que rigen en el país, las sucursales de bancos volvieron a abrir hoy para permitir el pago de jubilaciones y otras prestaciones de la Anses. Desde la madrugada, se produjeron largas filas en las entidades de personas que no cuentan con tarjetas de débito para retirar sus ingresos o acostumbran hacerse del efectivo de una sola vez para manejar sus gastos mensuales.

 

En Oberá, la cola para le cajero del banco Nación alcanza los 500 metros, utilizando la plaza Güemes y la vereda de la Catedral San Antonio hasta dar vuelta por calle Chubut.
En cuanto al Macro, la fila se extiende por avenida Sarmiento hacia plazoleta Asunción, totalizando unos 200 metros. El cajero del banco Francés llega hasta calle Jujuy, cerca de la fila del banco Galicia.

A las complicaciones de esta jornada en los bancos, se suma que localmente por resolución municipal, los cajeros solo pueden operar hasta las 15.30 horas, con excepción esta semana de hasta las 17 horas. Luego, personal policial disuelve las filas no dejando utilizar los cajeros hasta el día siguiente.