Denuncian que el hijo de Gerardo Morales vende marihuana para uso recreativo

Uno de los grandes misterios de la provincia es qué pasa puertas adentro de Cannava. La empresa de cannabis medicinal, propiedad del estado jujeño, que dirige el hijo del Gobernador, es un reducto cerrado que no rinde cuentas a nadie más que al mandatario y a su círculo íntimo. Lo mismo pasa con Cauchari, la empresa de energía eléctrica. Todo lo que se conoce sobre ambas es por la información oficial. Pero ahora uno de los dirigentes sindicales más importantes de la provincia salió a denunciar a Gastón Morales, titular de la compañía que cultiva y procesa marihuana, por vender drogas para uso recreativo.
Esto se da en un contexto muy particular. De un tiempo a esta parte, Gastón Morales empezó a acompañar a su padre a todos sus viajes. El titular del Gobierno jujeño lo nombra en todos sus discursos. Además empezó, de a poco, a dar entrevistas y a subir su perfil. Tanto es así que muchos aventuran que podría ser el ungido para reemplazar a su papá al frente del gobierno de Jujuy. Gerardo Morales es un hombre que le gusta rodearse de su familia cuando ejerce cargos públicos, por eso esta versión empezó a cobrar cada vez más fuerza.
«Jujuy es un sector del narco porque al tener fronteras, hay tráfico. Ahora (con Cannava) también hay producción. Lógicamente, el cannabis se utiliza para fines medicinales, pero en Jujuy se ha legalizado la producción de cannabis a gran escala. Lo administra el Estado por medio de una empresa que se encuentra al mando del hijo del gobernador, que ha hecho un convenio con un multinacional estadounidense y exportan marihuana de uso recreativo», denunció Seillant.
«Ahora, recién este último año, han empezado a hacer aceite (de cannabis). Antes se estaba exportando el producto bruto, el verde y eso que hace el hijo del gobernador (Gerardo Morales), en cualquier lugar del país, es narcotráfico; pero en Jujuy, no. Lamentablemente nos hemos acostumbrado a que los que ostentan el poder hacen lo que quieren», señaló el secretario adjunto del sindicato que nuclea a los empleados municipales de toda la provincia.
El gremialista además cuestionó a viva voz lo que todos los jujeños dicen en voz baja. Nadie sabe cuánto dinero tiene el Gobierno. Salvo por la palabra del Gobernador no se sabe cuánto dinero ingresa en las empresas estatales, de agua, luz, en Cauchari, Cannava y Xuma. Pero tampoco se conoce cuál es el monto que recibe por ATN y apostes discrecionales del Gobierno nacional. «Otro problema grave es que la provincia no tiene control sobre la coparticipación y lo que se recauda. Lo que recibe de regalías, el dinero que maneja en su totalidad la provincia no se sabe a ciencia cierta cuánto es. No lo saben los diputados, los intendentes, los concejales, sino que lo saben dos o tres personas de confianza del gobernador», concluyó.