Pese a las quejas por los precios en la Fiesta, «las casa típicas estuvieron colmadas de gente», indicó Wieremiey

La Presidente de Federación de Colectividades, Marta Wieremiey, hizo un balance del primer fin de semana de la 42° Edición de la Fiesta Nacional del Inmigrante. 

«Los primeros días fueron de total éxito, desde el desfile hasta el acto del corte de cinta, colmó las espectativas la gran cantidad de público», señaló Wieremiey. «Además, los espectáculos, los ballets y las colectividades trabajaron con su gastronomía en cada una de las casas típicas colmados de gente, donde pudieron probar los platos típicos, y además los kioscos que son las comidas al paso, también (el público) pudieron degustar de tantos sabores que ofrecieron las colectividades», contó. 

En ese sentido, hubo quejas desde el primer día en cuanto al costo de las entradas que comenzaron a cobrarse antes del horario difundido por Federación de Colectividades. El día jueves, la entrada iba a tener costo de 700 pesos desde las 20 horas, pero según el público, ya a las 19 horas debieron abonar las entradas. Lo mismo ocurrió el sábado, cuando comenzaron a cobrar 1000 pesos desde las 14 horas, siendo que la organización había informado que el cobro sería desde las 15 horas.  

A eso suman los reclamos por los costos de la gastronomía.

El público se mostró sorprendido por los altos costos para comer: una porción de sopa paraguaya cuesta 800 pesos, un mbeyú 500 pesos, la docena de empenadas 1800, una pizza 2200, una gaseosa chica 500 pesos, etc.

No obstante estos valores, según Wieremiey todas las cases típicas y sus kioscos vendieron bien. 

«Nos sorprendió la cantidad de gente que vino este sábado y domingo al mediodía que vino al almorzar. Hemos hecho una reunión donde analizamos la venta de entradas», relató recondando que durante la noche del show de Marcela Morelo, el anfiteatro estuvo «lleno total». 

Fue «un balance superpositivo», cerró. 

Este lunes el costo de la entrada será de 700 pesos.