Máximo: “Están viendo quién mata al primer peronista… Hasta que no la vean presa no van a parar»

El diputado del Frente de Todos Máximo Kirchner consideró que el gobierno de la ciudad en manos de Juntos por el Cambio “recurre a la violencia” contra las manifestaciones de apoyo a Cristina Kirchner “porque les falta ideas” y porque “quieren sacar chapa de cowboy” frente a una reacción social.

“Están viendo quién mata al primer peronista, quién golpea a los pibes, quien saca chapa de cowboy”, criticó el dirigente del kirchnerismo quien cuestionó públicamente a la oposición por primera vez desde las agresiones que recibió el sábado durante la represión de la Policía de la Ciudad en Recoleta.

La palabra de Máximo sobre su cruce con la policía
El dirigente de La Cámpora se refirió a los hechos de violencia que la Policía de la Ciudad desató en su contra horas después de la represión frente a la casa de Cristina Kirchner. El hecho fue registrado en un video donde se ve cómo los agentes no le permiten pasar el vallado mientras él se resiste y el policía que filma lo insulta.

“Yo escuché todos los insultos, lo dijeron los policías de mayor edad”, recordó y admitió que luego de lo ocurrido él y sus allegados decidieron no publicar nada al respecto porque “no me gusta victimizarme”.

Sin embargo, añadió, “fue un video de la propia policía el que apareció” en las redes. “Se ve que el policía quiso hacer una demostración y el video se le filtró”, pero “de nuestra parte no hubo una intención nuestra en mostrar” esas escenas, relató durante una entrevista con El Destape Radio.

Lo cierto es que “cuando llegamos al cordón (policial), la idea era entrar despacito, pero hubo un par que se sacaron. Yo les vi la cara. No tenía sentido lo que hicieron”.

“Empezaron a insultarme y hubo un intercambio de insultos” salvo con uno, que tenía mayor rango y “que fue muy gentil pero no podía parar a los propios” porque “los subalternos no le daban bola”.

«Están viendo quién mata al primer peronista»
Máximo Kirchner acusó a la dirigencia de Juntos por el Cambio del “grado de violencia” generado. “Son violentos porque no tienen mucho para proponer. Tienen un discurso denigrante y estigmatizante a quienes no pertenecen a su clase social”, dijo.

“Están viendo quién mata al primer peronista, quién golpea a los pibes, quien saca chapa de cowboy”. Y si esto continúa así, “va a terminar mal para las fuerzas de seguridad, porque cuando la dirigencia juega a los cowboy termina mal para los policías, que van presos” mientras los dirigentes siguen ejerciendo sus funciones.

En este sentido lanzó un llamado de atención: “Tendrán que revisar las fuerzas de seguridad a qué están dispuestas o no por esta construcción de poder de las elites argentinas”.

«Larreta generó la movilización»
Máximo Kirchner sostuvo que los hechos del fin de semana pasado durante las movilizaciones de apoyo a la vicepresidenta fueron producto del vallado decidido por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Estaban prevista actividades en otros lugares, Juncal y Uruguay (donde vive CFK) no era un punto de concentración”, aclaró.

Sin embargo, “en un intento de sobreactuar” y “querer dar una imagen a sus votantes”, Rodríguez Larreta “tuvo la buena idea (de poner vallas) para congraciarse con Mauricio Macri y demostrar a Patricia Bullrich que es más duro que ella”.

“Larreta generó la movilización” y lo hizo porque en Juntos por el Cambio “están en una competencia de falta de ideas, y creen que la demostración de poder la tienen que hacer en contra de la gente”, indicó.

«Hasta que no la vean presa no van a parar»
La represión de ese día y lo ocurrido durante las jornadas anteriores y posteriores fue la puerta de entrada “a algo muy peligroso” y que tiene como blanco a Cristina Kirchner.

“Hasta que no la vean presa aunque sea 5 minutos no van a parar”, advirtió. “Hay alguien que tienen ese berretín” y lo deja evidenciado en “estas demostraciones de autoridad con ella”. Es como si dijeran “voy a hacer lo que se me cante y no me importa nada porque hay que hacer una demostración de autoridad”, agregó.

No obstante, resaltó la actitud pacífica de quienes se movilizan desde la semana pasada hasta el departamento de Recoleta. “La gente demostró que no quería golpear policías sino que armó un cordón para poder salir”.

Luego cuestionó al Gobierno de la ciudad por haber dejado dos containers de piedras en las cercanías de esa vivienda: “Dejaron piedras para que la gente se las tire a sus propios policías”, señaló e insistió que la violencia provino de un solo lado.

“Hubo muchos compañeros con la cabeza rota, muchos insultos y promesas de abusos y violaciones por parte de la propia policía. Le decían barbaridades a nuestras compañeras”, denunció.