LA “ORDENANZA FRONTINI”

El parlamento comunal aprobó la reglamentación del artículo 19 de la Carta Orgánica a favor de que los adultos mayores en edad jubilatoria no paguen el boleto de colectivo. La renovación tardó nueve años en tratar el asunto hasta que la concejala opositora Mara Frontini se puso al frente del reclamo. Berreta intento del alcalde rovirista Hassan de rapiñar el copyright.

El artículo 19 de la Carta Orgánica de Oberá establece que: “Los adultos mayores en edad jubilatoria, conforme a las normas vigentes, gozan de la gratuidad de los servicios públicos de transporte colectivo urbano de pasajeros, sin ningún tipo de restricción. La Municipalidad podrá establecer por ordenanza idénticos o similares beneficios para los demás servicios públicos, como así también el acceso libre y gratuito a espectáculos culturales y deportivos municipales, en función de la legislación vigente”.

La normativa fue redactada en 2013, hace nueve años, por tres convencionales renovadores: Oscar Perrone, Javier Pelinski y María Luisa Glum. Por un kirchnerista, Rafael Pereyra Pigerl. Y por el radical Carlos Raúl María Judais. Desde entonces ni el alcalde renovador Ewaldo Rindfleisch ni el alcalde renovador Carlos Fernández le llevaron el apunte a la necesidad de su reglamentación. Ahora, ante la desesperación rovirista por los problemas electorales que padece en Oberá y urgidos por arrebatarle esa bandera política a la concejala del PRO Mara Frontini, los renovadores calcaron la idea de Frontini, lo presentaron como si fuera cosa de ellos, ignoraron el de Frontini, y aprobaron el propio a ver si ayudan un poco al alcalde Pablo Hassan (h).

Jugada política un tanto berreta pero típica de la impronta renovadora. Ahora resta que los muñecos de la prensa pauta-dependiente salgan a vociferar el guión que les dieron.

¿Quién bancará la mal llamada “gratuidad” del boleto a los jubilados (porque “gratis” no hay nada)? Se autorizó al Ejecutivo a disponer de fondos, ergo, lo pagará el contribuyente. Pregunta, ¿el “grupo Z” se iba a desfinanciar si absorbía el costo?

En una Oberá ideal los jubilados deberían tener la capacidad económica de pagarse ellos de su bolsillo un boleto de colectivo.

Pero no estamos en la Oberá ideal.

Estamos en la Oberá renovadora.



Walter Anestiades