La CTA exige al Gobierno fijar el salario mínimo en dólares por la devaluación del peso

El dirigente de la CTA-A, que se movilizará mañana con la CGT, pidió un salario mínimo en 500 dólares ante la devaluación del peso argentino por la inflación.
 

La marcha de mañana liderada por la Confederación General del Trabajo (CGT), con el apoyo del gremialismo, se recalentó en las últimas horas. Tras una serie de desencuentros entre referentes sindicales y el Gobierno Nacional, quien opinó ahora fue el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina- Autónoma (CTA-A), Pablo Micheli, quien le exigió al ministro de Economía, Sergio Massa, aumentar el salario mínimo a 500 dólares.

El dirigente gremial explicó que la cifra, equivalente a $70.000 al cambio oficial, debe tener como referencia en la moneda estadounidense ante la creciente avance de la inflación sobre los salarios. “No ponemos una cantidad en pesos porque queda totalmente diluida”, afirmó e indicó que el salario está “completamente depreciado”, que “la suba tendría que ser aplicable también a la jubilación mínima” y que “imagínense cómo vamos a terminar si los precios siguen subiendo y no se hace nada”.

Sobre la marcha de mañana en la plaza de los Dos Congresos, sostuvo: “Las centrales vamos a movilizar fuerte”. Además dijo que la medida de fuerza tiene como consigna común “ir en contra los especuladores y los formadores de precios, quienes están abusando del pueblo argentino”. “Queremos también que reaccione el Gobierno. Está claro quiénes son los culpables de la inflación. Quien puede parar y controlar ese tema es el Gobierno”, puntualizó.

Al aumento de los empleados registrados que no llegan a fin de mes, Micheli expresó su descontento con el crecimiento de los trabajadores que pertenecen a la economía informal, un fenómeno que preocupa a los líderes de las organizaciones sindicales y gremiales. Por esta causa, entre otras razones, justificó la movilización de mañana: “Es por el aumento de emergencia para los trabajadores formales, informales y jubilados”.

Si bien remarcó en un principio que Sergio Massa y su equipo “son los que pueden llevar a adelante esto y controlar los abusos de la sociedad”, el referente de la CTA- Autónoma destacó que las primeras decisiones que tomó el ex presidente de la Cámara de Diputados y sus apariciones públicas “no fueron muy alentadoras”. Además, pidió que los salarios “vuelvan a los valores que estaban en el Gobierno de Cristina Kirchner”.

“No se ha notado mucho el tema del control del dólar paralelo y si bien hay del Gobierno (una intención de) subestimar ese dólar blue, lo cierto es que los precios de los alimentos van al compás de ese dólar, no al dólar oficial”, se quejó Micheli y les aconsejó que “seguir haciendo señales para los mercados no es el camino”.

Admitió luego que, a su parecer, Massa “no es como Guzmán” ya que “estuvo en la gestión de Néstor y por eso no es cualquier dirigente”, y que “es alguien fuerte para manejar la economía”. Sin embargo, señaló a su mano derecha: “Ahora bueno, espero que estas declaraciones que está haciendo Matías Tombolini se concreten (el secretario de Economía anticipó la vuelta de Precios Cuidados y la aplicación de un plan para bajar el índice inflacionario). Si no, realmente tienen que saber que vamos a estar en problemas nuevamente”.

Por último, Micheli se metió en la polémica por los aumentos por decreto, algo que rechaza la mesa chica de la CGT, e indicó que puede aplicarse sin afectar la negociación paritaria. “Los que defendemos el aumento por decreto para todos los trabajadores planteamos esto sin lesionar las paritarias. También queremos paritarias abiertas”, planteó y cerró: “Habría que brindar una suma fija de emergencia de mínimo 40.000 pesos de carácter remunerativo”. (NA)