El real brasileño se fortaleció 8% ante el dólar en 20 días

Las monedas de los países emergentes se fortalecen. El impacto del dato de inflación de Estados Unidos. La divisa brasileña se avanzó más del 8% en 20 días y “contado con liqui” cedió el 15% desde su pico.
Aunque aún no hay tendencia definitiva, el miedo a una fuerte aceleración de la inflación a nivel global parece estar quedando atrás, luego de que el dato anualizado de inflación en Estados Unidos se desaceleró y marcó 8,5%, debajo de lo esperado.

En ese marco, las monedas de Latinoamérica subieron con fuerza ante una caída global del dólar. Adicionalmente, el endurecimiento de la política monetaria del Banco de Brasil a lo largo del año fortaleció al real brasileño y promovió la llegada de capitales al país. La incógnita es si este viento a favor externo ayudará a estabilizar las cotizaciones de los dólares financieros en el corto plazo en Argentina.Las fuertes subas de tasas en Brasil lograron aplacar la inflación, que reflejó una caída de los precios al consumidor del 0,68% en julio, y presionaron al alza al real. En este sentido, la moneda brasileña se apreció más de 8% ante el dólar en los últimos 20 días, y pasó de cotizar 5,50 reales a 5,08 reales por dólar.

A este factor, se le suma un retroceso global del dólar del 1,4%, luego de que los datos de desaceleración inflacionaria en Estados Unidos fueran más positivos de lo que se esperaba. Las monedas latinoamericanas siguieron el mismo camino del real brasileño, lideradas por el peso chileno, el peso colombiano, el peso peruano y el mexicano.

Emiliano Anselmi, jefe de macroeconomía en Portfolio Personal Inversiones, señaló: “El Banco Central de Brasil mantuvo una postura muy hawkish, habiendo subido la tasa de política monetaria de 13,25% a 13,75%, cuando se espera que la inflación sea 7,1%, luego de la retracción de precios de julio. Esta tasa incentiva a inversores a tomar posiciones de carry trade, por lo que entran capitales a “hacer tasa” y se aprecia la moneda. Así como también, la mejora de Bolsonaro en las encuestas, que el mercado lee como pro mercado, genera una mayor apreciación”.

Santiago Manoukian, analista económico en Ecolatina, destacó que, si bien el Real encabeza la tendencia, “la apreciación se observa en la mayor parte de las monedas emergentes”. “El miedo a una inflación descontrolada a nivel mundial parece haberse reducido. La fuerte depreciación del Real durante junio estuvo asociada a la aceleración inflacionaria en USA y las fuertes subas de tasas de la Fed. La sorpresa inflacionaria de julio es clave, donde el mercado ya descuenta menores subas a las previstas previas al dato, y se espera una Fed menos Hawkish”.

En esta línea, dada la correlación que ha tenido en el último tiempo el dólar CCL con el real, vale preguntarse si la apreciación de la divisa brasileña traerá calma cambiaria en la cotización del dólar financiero en el corto plazo. En ese sentido, el CCL cayó 15,8% desde el pico del 27 de julio, aunque en la última semana alternó subas y bajas.

Sobre este punto, Manoukian explicó: “El dólar no siempre acompaña la trayectoria del Real. Más allá de la correlación positiva que se venía observando en los últimos meses, si salimos del cortísimo plazo parecieran tener una correlación “partida”. Si Brasil deprecia, el CCL tiende a subir. Ahora, cuando Brasil aprecia, no siempre pareciera bajar el CCL”.

Por su parte, Anselmi consideró que “es cierto que el CCL se mueve en tándem con el real brasileño, por lo que el movimiento contribuyó”. Y agregó: “Se suma el efecto Massa, que derrumbó el CCL de $340 a $290 por la virtual desaparición del escenario de crisis institucional; y la fuerte suba de tasas de interés del Tesoro y del BCRA en las últimas semanas, que redundó en mejor tasa Badlar e instrumentos vinculados a esta tasa”.

Coincidió el economista Martín Calveira, quien planteó que “la dinámica del CCL responde a varios factores, como el aumento de tasas a nivel nacional, y de medidas de regulación del BCRA, como los límites a Cedear”. Sin embargo, advirtió “todo es momentáneo en una economía con inflación crónica y desequilibrios macroeconómicos no resueltos, lo cual demanda mayor intensidad de instrumentos para tener efectos sobre los mercados monetario y financiero”.

 

Ambito 

Un comentario sobre “El real brasileño se fortaleció 8% ante el dólar en 20 días

Los comentarios están cerrados.