Reducción del gasto público: Alberto frenó la fusión de dos ministerios “para no ralentizar la gestión”

Pese a que estaba encaminado el decreto para unificar Obras Públicas y Transporte, a último momento el Presidente decidió no avanzar con otra reducción en su equipo de ministros.
Pese a que el decreto ya estaba encaminado en la plataforma de Gestión Documental Electrónica que se utiliza la Administración Pública Nacional, en el nuevo organigrama que delineó a partir del desembarco de Sergio Massa, el presidente Alberto Fernández decidió no avanzar con la fusión de otros dos ministerios «para no ralentizar la gestión».

Se trata de Obras Públicas, a cargo de Gabriel Katopodis, que iba a absorber a Transporte, conducido por el massista Alexis Guerrera. Ambos mantendrán el status de Ministerio.

El jefe de Estado decidió así no hacer más retoques al Gabinete, luego de confirmar que Producción y Agricultura pasarán a partir de este miércoles a integrar la nueva estructura que tendrá Economía a partir de la llegada de Massa.

Si bien durante la semana pasada el Gobierno impulsó la unificación de Transporte con Obras Públicas, debido a que esa cartera concentra buena parte de la necesidad de nueva infraestructura, durante el fin de semana el Presidente fue alertado del riesgo de que se paralizara la gestión y el impacto que eso podría tener en la ejecución de los programas.

Entre lunes y martes, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el flamante vicejefe, Juan Manuel Olmos, evaluaron distintas alternativas, pero llegaron a la misma conclusión, por lo que Fernández desistió en dar otra señal de austeridad.

«Fusionar ministerios ralentiza dos meses los circuitos administrativos y financieros. Y lo único que nos falta en este contexto es tener problemas con el Transporte», explicó a Clarín una altísima fuente del Ejecutivo.

Hay otras voces, sin embargo, que advierten que se trata de un nuevo triunfo de Massa, involucrado en el tema porque desde el inicio de la gestión Transporte estuvo bajo su órbita. Primero con el fallecido Mario Meoni, ahora con Guerrera.Si bien con Katopodis lo une una larga amistad, se trata de un funcionario que en el alineamiento político del Frente de Todos se ubicó entre los albertistas. “Sergio no tenía problema si quedaba Kato. Es su amigo y valora mucho su gestión”, se atajan desde el massismo. Tampoco tenían objeciones los K: no integró nunca la lista imaginaria de “funcionarios que no funcionan” que hizo Cristina.

Desde el Gobierno niegan cualquier especulación al respecto: «No se hace para no ralentizar la gestión. No es más que eso”. Y agregaron que “probablemente se trabaje para unificarlos para el año que viene».

Las dudas se comenzarán a despejar cuando se envíe el proyecto de Presupuesto 2023 y el Gobierno tenga que organizar las partidas.

Con todo, el expediente que ya se había iniciado para formalizar la fusión y crear el nuevo ministerio de Transporte y Obras Públicas quedó archivado en la Secretaría Legal y Técnica, de Vilma Ibarra.

Tampoco prosperó la idea de degradar el Ministerio de Hábitat y Desarrollo Territorial, que conduce Jorge Ferraresi. Cuentan que el dirigente cercano a Cristina Kirchner pujó fuerte para evitarlo y advirtió sobre el impacto que podía tener bajar al rango de secretaría un área estratégica en un país con tantos problemas de vivienda. En el Gobierno quisieron evitar comparaciones con la decisión de Mauricio Macri en 2018 de reducir ministerios. Así, en definitiva sólo avanzó el pedido de Massa: unificar Economía con Producción y Agricultura.

Clarín