Alberto busca acercarse a China con una postura crítica a Estados Unidos ante los BRICS

Fue invitado por Xi Jinping para participar de un encuentro virtual con Rusia, Brasil, India y Sudáfrica. Argentina quiere ingresar a esta alianza política y económica.
El objetivo es claro, pero no es sencillo. Alberto Fernández quiere que durante su presidencia la Argentina pase a formar parte de los BRICS, una alianza económica y política que componen Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Desde Casa Rosada consideran que la oportunidad está abierta y le significaría un impulso productivo y comercial al país.
Es así que cuando el presidente recibió la invitación del propio mandatario chino Xi Jinping para que la Argentina participe como socio estratégico en la XIV Cumbre de líderes, no lo dudó. Desde la Quinta de Olivos y de forma virtual hará una presentación con el objetivo de acercar todavía más posiciones con estos países, pero sobre todo con China.
“Queremos unirnos lo antes posible porque aquí no se ponen condiciones de cooperación”, lanzó en las últimas horas el embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, como guiño a este grupo de países y con un tono que puede ser leído como crítica hacia Estados Unidos. China y la propia Rusia hicieron declaraciones en ese sentido en los últimos días.
Los intereses argentinos en la alianza
El interés por incorporarse a los BRICS no tiene sólo un trasfondo económico, sino también político. El eje está encabezado por China y Rusia, quienes lógicamente no dudan en mostrarse en contra de Estados Unidos y las medidas comerciales que desde Washington se impulsan hacia el mundo.
“Fomentar una alianza mundial de Desarrollo en la Nueva Era para implementar conjuntamente la agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable”, es la consigna que el gigante asiático eligió para organizar esta cumbre. La alianza no incluye a la Casa Blanca, pero Alberto Fernández sí quiere que lo haga con la Rosada.
Oficialmente el presidente argentino le transmitió a su par chino la intención de sumar a la Argentina a los BRICS durante la polémica visita que el mandatario le hizo en febrero de este año -cuando en la agenda también incluyó a Moscú, días antes de que empiece la guerra-.
Tras el manifiesto, el trabajo fino se concentró en Cancillería pero sobre todo en la embajada argentina en China. Sabino Vaca Narvaja es uno de los brazos del Gobierno que más se ha movido para lograr el acercamiento que la Argentina tuvo en los últimos meses: la adhesión a la llamada Ruta de la Seda, la firma por la cuarta central nuclear y la propia visita presidencial.
¿Qué son los BRICS?
Los miembros de los BRICS tuvieron la primera cumbre en 2009, cuando eran las economías emergentes más prometedoras de aquella década. En el primer encuentro no participó Sudáfrica, quien se terminó sumando en 2011 para completar la “S” en las siglas que representa a esta alianza geopolítica.
Además de la Argentina en esta ocasión China, que tiene la presidencia rotativa del bloque por este año, decidió invitar a otros 12 mandatarios, entre los que se encuentran confirmadas las participaciones de Indonesia, Egipto, Kazajistán, Senegal, Tailandia y Argelia. Algunos de ellos también tienen el deseo de sumarse al bloque.
La Argentina y el resto de los países ven con buenos ojos el nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS (BND) que se creó en el último tiempo y que podría servir como insumo para acceder a futuros créditos, ante la dificultad que la Argentina encuentra en el mercado crediticio global. El BND apuntalará los déficits en materia de infraestructura y contempla una asistencia financiera para los países miembros por hasta 30 mil millones de dólares.
Previo a la cumbre Alberto Fernández manifestó que para la Argentina “los BRICS son una excelente alternativa de cooperación frente a un orden mundial que viene funcionando para el beneficio de pocos”. Nueva crítica hacia el sistema liberal de Estados Unidos y en línea con el slogan que publicaron los medios estatales chinos: “Sin estilos, formas y principios Occidentales”.
Rusia, un jugador presente e incómodo
La cumbre no estará ausente de polémicas, sobre todo ante la presencia de Vladimir Putin. Será la primera vez que el presidente ruso se muestra junto con un grupo de líderes internacionales desde que invadió Ucrania y comenzó la guerra en febrero de este año. Si efectivamente Putin participa, no habrá virtualidad que evite una foto del ruso con los otros mandatarios.
Xi Jinping ya dio un discurso de apertura el miércoles ante la presencia de Putin y se refirió a la guerra con el foco puesto en un pedido de paz para que sea “procurada y defendida por todos”. Según pudo saber TN, la posición argentina sobre la guerra también se inclinará por priorizar el pedido de paz, aunque es posible que haya algún rechazo a la acción militar adoptada por Moscú.
Si bien la de Putin es una presencia que incomodará por el contexto bélico, el Gobierno argentino buscará poner el foco sobre la posibilidad que el país tiene de incorporarse al bloque. A pesar de ejercer la presidencia de la CELAC y con el cada vez mayor acercamiento a China, desde el entorno de Alberto Fernández saben que es difícil que la incorporación se concrete este año.