Pasajeros parados y en el piso: «Es una vergüenza que estén llevando 70 personas…Podrían controlar las líneas de media distancia»

Las líneas de colectivos interurbanos volvieron a su ritmo normal tras la pandemia, aunque se mantiene la exigencia del barbijo, sin embargo, las frecuencias no se incrementaron y los pasajeros viajan parados o sentados en el piso (como ganado) dentro de las unidades, excediendo la capacidad de las mismas. 

Este es el caso de la histórica empresa Singer, propiedad de ERSA de Corrientes, que posee la mayoría de las líneas entre Oberá y Posadas donde continúan, como antes de la pandemia, llevando exceso de pasajeros y llegan a viajar 70 personas a bordo, tal como ocurrió el viernes en el servicio de las 18:20 hs, según denunció la pasajera Maria Lytwyn.

«Podrían controlar las líneas de media distancia. Es una vergüenza que estén llevando 70 personas cuando en realidad el coche es para 45 o 50 personas. Más control por favor», pidió la usuaria.
«En vez de poner radares y sacarle a los que menos tienen, busquen multar controlando a las grandes empresas, y no buscar en donde creen hallar algo para cizañar a los políticos de turno. Así viajaban la gente el viernes de Obera a Posadas, una vergüenza, control por favor», reclamó. 

 

Puede ser una imagen de 3 personas y personas de piePuede ser una imagen de 1 persona y de pie