La Organización para el Desarrollo Económicos volverá a analizar si incluye a la Argentina como país miembro

El organismo que nuclea a los países más desarrollados del mundo pondrá en discusión la inclusión de seis naciones a su lista de socios. La iniciativa había también fue estudiada durante el gobierno de Mauricio Macri.
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un foro que reúne a los países más desarrollados del planeta, volverá a analizar si la Argentina podría formar parte de ese club en el futuro, algo que también había impulsado durante su mandato Mauricio Macri.
“El Consejo de la OCDE decidió hoy abrir discusiones de adhesión con seis candidatos a la membresía de la OCDE: Argentina, Brasil, Bulgaria, Croacia, Perú y Rumania. Esto sigue a una cuidadosa deliberación por parte de los miembros de la OCDE sobre la base de su Marco para la consideración de posibles miembros basado en evidencia y el progreso realizado por los seis países desde sus primeras solicitudes respectivas para ser miembros de la OCDE”, explicó el organismo en un comunicado.
“Ahora se prepararán hojas de ruta individuales para el proceso de evaluación detallado, siempre que esos países confirmen su adhesión a los valores, la visión y las prioridades reflejadas en la Declaración de la Visión del 60º Aniversario de la OCDE y la Declaración del Consejo Ministerial adoptada el año pasado”, mencionó el foro que es presidido por el australiano Mathias Cormann.
“Los miembros de la OCDE confirmaron hoy que la OCDE es una organización abierta, globalmente relevante y en evolución. La membresía de la OCDE sigue siendo la forma más directa y efectiva de garantizar la adopción y difusión de nuestros valores, principios y estándares compartidos en todo el mundo”, dijo Cormann. Y señaló que “los países candidatos podrán utilizar el proceso de adhesión para promover más reformas en beneficio de su gente, al mismo tiempo que fortalecen a la OCDE como una comunidad de ideas afines comprometida con un orden internacional basado en reglas”.
“La OCDE decidió abrir negociaciones de adhesión con 6 países, incluido Argentina. Es el primer paso de un largo proceso con el objetivo de apoyar el crecimiento económico en un mercado abierto, competitivo, sostenible y transparente. Es una buena noticia para y para la OCDE”, mencionó la representación de la Unión Europea en la Argentina.
“La Unión Europea forma parte de la OECD cooperando activamente para alcanzar los objetivos fundamentales de la organización a través de la preservación de la libertad individual, los valores de la democracia, el Estado de derecho y la defensa de los derechos humanos”, mencionó la delegación europea en Buenos Aires en su cuenta de Twitter.
El proceso incluirá “una rigurosa evaluación en profundidad” por más de 20 comités técnicos para que cada uno de ellos se ajuste con los estándares y las mejores prácticas, destacó la organización en un comunicado.
“Como resultado de estas revisiones técnicas, y antes de cualquier invitación para unirse a la organización como miembros, se requerirán cambios en la legislación, las políticas y las prácticas de los países candidatos para adecuarlos a los estándares y mejores prácticas de la OCDE, sirviendo así como un poderoso catalizador para la reforma”, dijo el directorio de la OCDE.
“Las revisiones técnicas cubrirán una amplia gama de áreas de políticas y se centrarán en temas prioritarios que incluyen el comercio y la inversión abiertos, el progreso en la gobernanza pública, la integridad y los esfuerzos anticorrupción, así como la protección efectiva del medio ambiente y la acción sobre el clima”, completó.
La OCDE tiene en la actualidad dentro de sus miembros a países como Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Corea del Sur, Letonia, Lituania, Luxemburgo, México, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, España, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido y los Estados Unidos.
Las gestiones para que la Argentina forme parte de la OCDE fueron impulsadas durante el mandato de Mauricio Macri, pero la relación entre la Argentina y la OCDE viene de mucho tiempo atrás. Según comentó a Infobae Marcelo Scaglione, ex representante argentino ante la OCDE durante el gobierno de Juntos por el Cambio, las tratativas para formar parte como miembro pleno del foro comenzaron en 1982 y tuvieron tres “oleadas” de impulso: a mediados de los 90′ durante la presidencia de Carlos Menem, durante el primer mandato de Cristina Kirchner y luego en los años de macrismo.
“La OCDE tiene 3 categorías de socios. Los miembros plenos son 38 y representan el 75% de las inversiones y el 60% del comercio global. Una segunda categoría son los socios estratégicos, que básicamente son los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que es una categoría especial. Y después los países que adhirieron a las buenas prácticas de la OCDE sin ser miembros. Argentina ya comenzó ese año esas prácticas”, dijo Scaglione.
“Como toda relación tuvo picos y bajones. Argentina logró ingresar en 23 comités para pasar las pruebas de las buenas prácticas”, dijo y mencionó que durante el gobierno de Macri “ademas se pidió que a la OCDE comenzar un proceso de acceso (a la membresía), que es a lo que está invitando ahora”, el organismo. “Esto no significa que ya sos graduado de Harvard, sos un estudiante”, comparó Scaglione.
“Esto no es propiedad de nadie, es un bien público que excede a la política, y también incluye a empresas porque tienen lugar en la OCDE la Unión Industrial, la Cámara de Comercio, y también la CGT y el Congreso. También provincias como Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires, Salta”, enumeró el ex funcionario.
Respecto a qué plazos podría tener un el proceso que se inicia hoy, Scaglione ejemplificó,: “A Colombia le llevó 8 años. Queda un largo trecho, son 250 buenas prácticas de la OCDE en temas económicos, sociales, institucionales y ambientales. Argentina ya puso en marcha el 25%, falta un trabajo para continuar con eso y va a llevar varios años”, concluyó.
Por último, respecto a qué beneficios podría tener la economía argentina por ingresar a un club como la OCDE, Scaglione mencionó: “Si Argentina entrara, ¿al día siguiente cambia algo? No, no es de un día para el otro. Pero con datos se puede decir que en un proceso de 20 o 25 años podés pasar de ser un país subdesarrollo a uno desarrollado. Corea del Sur es un buen ejemplo, pasó de ser un país subdesarrollado a ser el sexto exportador mundial y la economía número 12 del mundo. La OCDE es un gimnasio, es tu voluntad ir, seguir las clases, pero nada cambia si no te propones cambiar”, completó.
En una carta enviada al presidente Alberto Fernández, el secretario general del organismo Mathias Cormann solicitó al jefe de Estado que confirme si la Argentina adhiere a una serie de principios expresados en la reunión plenaria de la OCDE en octubre. En ese cónclave el organismo sentó bases para el acceso a la membresía, entre los que nombró el respeto a la libertad individual, a los valores de la democracia, el estado de derecho, la defensa de los derechos humanos, desarrollo económico sostenible, combate a la pobreza, una economía de mercado abierta, transparente y competitiva y al cuidado del medio ambiente.