Ofrecen vuelos “regalados” a Brasil para el verano

En estos días de fronteras cerradas, vuelos cancelados y argentinos varados en plena pandemia, la mera idea de comprar un pasaje para viajar al exterior puede sonar disparatada. Pero las agencias y líneas aéreas, de cara a un verano 2022 quizás diferente, empezaron a ofrecer tickets ultra baratos para ir a Brasil. Y más de un oportunista los está aprovechando.

Quien aspira a disfrutar las playas del país vecino en diciembre, enero o febrero halla hoy pasajes con tarifas que hace un par de años se hubieran considerado como “regaladas” o “gangas”.

Según relevó Clarín y confirmaron fuentes del sector, esto se registra muy especialmente para la ruta entre Buenos Aires y Río de Janeiro, destino que hoy puede resultar más económico que Florianópolis.

¿Pero conviene realmente reservar ahora, sin certezas posibles sobre cuándo se levantarán las restricciones? ¿O es mejor esperar algunos meses a que se aclare un poco el panorama?

Y si efectivamente se hace la apuesta, ¿qué tener en cuenta al elegir el pasaje, para evitar dolores de cabeza si las cosas se complican?

Clarín pidió su opinión a distintos expertos para responder las preguntas más frecuentes sobre la cuestión.

¿A cuánto se consiguen los vuelos a Brasil para el verano?
Apuntando a diciembre, enero o febrero, ahora es posible conseguir pasajes económicos ida y vuelta a Río de Janeiro de empresas como Aerolíneas Argentinas, Flybondi y Gol a partir de $ 39 mil a $ 43 mil. Pagables, en varios casos, hasta en 12 cuotas sin interés.

Estos son valores que incluyen todos los impuestos. Y se refieren a tickets que habilitan a despachar una valija en la bodega. Ya que, si sólo se lleva un bolso de mano y un carry-on, aparecen opciones low cost incluso por debajo de $ 37 mil o $ 35 mil.

Este viernes, por ejemplo, se podía comprar un pasaje low cost para volar directo a Río de Janeiro el 1° de diciembre y regresar 7 días después por $ 34.545. Al sumar una pieza de equipaje en bodega para cada tramo, quedaba en $ 39.632.

Eso equivalía, tomando el tipo de cambio “solidario”, a unos 238 dólares. Y en realidad podría ser menos si se considera que, del precio abonado, casi $ 6.300 se podrán recuperar (en 2022), ya que se retienen como un pago a cuenta de Ganancias o Bienes Personales.

Por fuera de Río, para ir entre diciembre y febrero a otras ciudades balnearias brasileñas muy elegidas por los argentinos, los pasajes básicos ida y vuelta arrancan en niveles un poco más altos, aunque también pueden resultar atractivos:

Florianópolis. Hay vuelos desde $ 48 mil.
Salvador de Bahía. Hay vuelos desde $ 60 mil.
Natal. Hay vuelos desde $ 58 mil.
Recife. Hay vuelos desde $ 68 mil.
¿A cuánto se consiguen los paquetes con alojamiento y todos los servicios?
En la agencia Despegar brindaron algunos ejemplos de lo que se puede pagar actualmente por un paquete para el verano con vuelo directo a Río de Janeiro, con valijas, alojamiento, seguro de viajero y tarifa flexible:

Para diciembre: 9 noches, desde $ 63 mil por persona.
Para enero: 7 días, desde $ 63 mil por persona.
Para febrero: 9 noches, desde $ 71 mil por persona.
“Río de Janeiro siempre está en lo más alto del ranking de destinos internacionales elegidos por los argentinos. Hoy hay muy buenas oportunidades para planificar un viaje futuro, además con reservas flexibles, algo que siempre recomendamos y especialmente en el contexto actual”, dijo a Clarín Paula Cristi, gerente general de Despegar en Argentina y Uruguay.

¿Pero qué tan convenientes son los precios actuales respecto de lo habitual?
A Matías Mute, cofundador de Promos Aéreas, un sitio especializado en detectar en oportunidades de volar barato, pagar alrededor de 250 dólares por un pasaje ida y vuelta a Río de Janeiro le parece “una verdadera ganga”.

“En un momento normal, sin pandemia, esperaría pagar 400 o 600 dólares por un pasaje para ir a Río en verano, que es justo la época más elegida”, recordó.

Y comparó: “Lo más barato que he visto alguna vez para ese destino fueron tickets por 180 o 200 dólares, pero para temporada baja y sin la flexibilidad para hacer cambios que hoy se ofrece”.

Reflejo de esto es un dato que ofrecieron en la agencia Avantrip: el valor promedio en dólares de las reservas que se están haciendo para volar a Río es 18% menor al de un año atrás y 25% menor al de 2019. “Se mire como se mire, hoy está más barato”, dijeron.

¿Por qué habría que apurarse a comprar los pasajes? ¿Podrían aumentar más adelante?
En opinión de Mute, para quien sabe que quiere hacer ese viaje y puede lidiar con la incertidumbre este “sin dudas es un buen momento para comprar”.

Sostiene su posición con una serie de argumentos:

“El dólar está barato”. El gobierno mantiene “pisada” su cotización, que sube mucho menos que la inflación, lo que vuelve más accesible la compra de vuelos al exterior. “Pero, tras las elecciones, podrían devaluar. Pasó muchas veces y siempre el que se anticipó gano”, dijo Mute.
“La demanda hoy es mínima”. Y, por eso, los precios están tan deprimidos. “Pero apenas reabran fronteras y la gente empiece a reservar, aumentarán”, anticipó.
“Los tickets son flexibles”. Permiten en general hacer cambios sin penalidad, para viajar hasta un año después de la fecha de un vuelo que eventualmente no se pueda utilizar. Se abona sólo la diferencia de tarifa.
“Si se da ese caso, no viajarás el próximo verano, sino en algún otro momento hasta enero o febrero de 2023. Es muy improbable que durante tanto tiempo no se pueda viajar”, razonó.

Eso sí, aunque las fronteras se reabran, hay un riesgo muy importante para el que cualquier comprador deberá estar preparado: la chance de que, tal como acaba de pasar, abruptamente un nuevo cierre impida regresar en la fecha prevista. Y quedar varado.

Al elegir un pasaje, ¿qué cuidados tener para evitar inconvenientes?
La principal recomendación de los especialistas es que cualquier pasaje comprado esté abierto a cambios. Y que, si se reserva alojamiento, también sea con cancelación gratuita.

“Lo más importante es que los viajeros estén atentos a hacer reservas flexibles, que permiten cambios de fecha sin penalizaciones. Es, de hecho, la opción más buscada desde que comenzó la pandemia, y por eso ofrecemos gran variedad de alternativas que lo permiten”, señalo Cristi, de Despegar.

En Usuarios y Consumidores Unidos (UCU), entidad que viene asesorando legalmente a clientes en disputas por viajes cancelados, enfatizaron que lo primordial ante las ofertas de vuelos hoy es “mirar con detenimiento las condiciones” antes de comprar.

Es decir, estudiar la “letra chica” del pasaje. “Si alguien considera que vale la pena aprovecharlo, asumiendo el riesgo de que el viaje no se haga, no le aconsejaríamos esperar, sino conocer muy bien lo que vaya a contratar”, dijo Adrián Bengolea, abogado experto en derechos del consumidor y presidente de UCU.

Lo que sí indican con énfasis en esa entidad de usuarios es no reservar a través de intermediarios sin domicilio en el país, ya que eso -según plantean- puede traer “muchos problemas” en caso de tener que reclamar por una cancelación.

“Cuando el pasaje se compra por intermediarios, las aerolíneas no suelen tomar los reclamos. Es una práctica abusiva, pero sucede, y obligan así al pasajero a hacer reclamos formales”, aseguró Bengolea.

Frente a las ofertas, ¿ya hay oportunistas reservando para veranear en Brasil?
En las agencias afirman que, pese a la actual crisis del cierre de fronteras, notaron en las últimas semanas reservas crecientes de argentinos que desean ir a Brasil apenas todo se reabra.

“Si bien el foco está en los destinos nacionales, observamos que existe un interés por Río de Janeiro, principalmente para viajar en el próximo verano, entendiendo que siempre es un destino muy popular entre los argentinos”, apuntó Paula Cristi, de Despegar.

Emiliano Leanza, responsable de Inteligencia de Negocio de Avantrip, aportó en el mismo sentido: “Respecto de mayo, en junio vimos un crecimiento muy importante en la venta de tickets a Río de Janeiro. De la primera semana del mes a la segunda el salto fue del 200% en cantidades, la semana siguiente otro 14%, y la siguiente un 15% más”.

De esas reservas -precisó Leanza-, la mayoría apuntó a diciembre (24%), enero (17,3%), febrero (16%) y -llamativamente- octubre (14,6%).

¿Quiénes son los que compran para viajar a Río hoy? En 6 de cada 10 casos el ticket incluyó un solo pasaje, lo que en Avantrip atribuyen principalmente a planes de viajes entre amigos, donde cada uno paga el suyo.

Otro 25% correspondió a viajes de parejas y sólo en el 15% restante de los tickets se produjo la típica compra familiar, con 3 o más asientos incluidos.