Fin del show renovador: Alberto vetó la ley que pretendía bajar impuestos nacionales en Misiones

Y así concluyó el show renovador para entretener a los misioneros anunciando una ley de quita impositiva federal que bajaría a la mitad los precios en Misiones, beneficiando al comercio fronterizo con Paraguay y Brasil. 

Carlos Rovira y compañía se jactaban de sus buenas relaciones con el gobierno de Alberto Fernández para lograr esta ley, pero en la historia, nunca un gobierno socialista y sobre todo peronista ha bajado impuestos, por el contrario, siempre los suben, menos en beneficio de una provincia periférica que no pesa en votos. 

De hecho el gobierno de Fernández sumó nuevos impuestos durante su primer año de mandato. 

El presidente argumentó en el decreto que remitió al Congreso que “no resulta aconsejable (bajar impuestos en zona de frontera) en tanto significan una inestimable caída de la recaudación”.

Fernández vetó el viernes por la noche el artículo 123 de la ley de presupuesto nacional 2021, que establecía facultades al Ejecutivo para constituir Áreas Aduaneras Especiales. En su última visita a Posadas, el mandatario nacional había respaldado la iniciativa que primeramente era sólo para Misiones y luego, por presión de gobernadores de la región, se debió ampliar.
Sin embargo, a pesar del consenso entre kirchnerismo, renovación y el apoyo de legisladores de Juntos por el Cambio de Misiones que votaron a favor, Fernández le acaba de dar un revés a un tema que el Gobierno provincial instaló en el centro de la agenda política y económica de 2020 para 2021.

Ya durante le gobierno de Mauricio Macri se sancionó el artículo 10 de la ley de beneficios fiscales para las pymes en las zonas de fronteras, pero no se puso en práctica, siendo ese un gobierno de centro derecha, menos aún lo hará uno de izquierda. 

 

¿Y empezar por casa?

Empresarios y contadores de todo el país coinciden en que Misiones es la peor provincia para hacer negocios no solo por la presión fiscal impuesta por Rentas con Ingresos Brutos, sino además la burocracia y las aduanas internas ubicadas en los ingresos a la provincia que cobran impuestos por productos que aún no fueron vendidos, es decir por la ganancia futura. El partido de Rovira entretuvo durante meses al pueblo diciéndole que exigía a Nación bajar impuestos en Misiones para ser una provincia más competitiva en precios frente a los países vecinos, pero continúan encabezando el ránking de las que más trabas fiscales pone internamente.