Piden declarar la emergencia en la construcción y que Fernández construya 40.000 viviendas

ECONOMÍA. La Cámara Argentina de la Construcción (CAC) pidió este miércoles al Gobierno declarar por decreto el estado de emergencia en el sector producto de fuerte caída la actividad en el último año. Lo hicieron mediante un documento con el cual elevaron pedidos al presidente electo Alberto Fernández y en el que, entre otras cosas, proponen que el Estado abone la deuda que tiene con las constructoras mediante títulos públicos y recomendaron un programa de construcción de 40.000 viviendas para reactivar el sector.

Así lo informaron esta tarde en una conferencia de prensa realizada en la sede de la entidad a la que asistió ámbito.com. En ella dieron cuenta de un informe aprobado por el 136 Consejo Federal de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), que repasa la situación del sector y hace hincapié en la necesidad de avanzar en medidas para sortear la crisis que no solo abarca a contratos nacionales sino también provinciales, a todas las áreas del sector público y que también impacta en el sector privado.
Previo a las generales, el documento fue acercado a los equipo del futuro mandatario Fernández como también del saliente Mauricio Macri. Allí piden declarar la emergencia para poder avanzar en normativas que sirvan como un “paraguas” ante el contexto actual.“No se trata de una declaración de emergencia constitucional sino que es particularmente del sector, como cuando se declara emergencia por una inundación”, señaló Julio César Crivelli, presidente de la CAC, en un diálogo con la prensa. En ese sentido, remarcó que la medida “podría tomarse por decreto” y apuntó que en caso de accionar en ese sentido “en seis meses podría haber una recuperación de la actividad”.

 

A la hora de hablar de la condición en la que se encuentra el sector en la actualidad, explicó que “hoy la falta de pago es muy fuerte y los precios que se cobran tienen entre 6 y 7 meses de antigüedad”. “La situación abarca a todas las áreas de la construcción, todas están pasando un mal momento. Hay obras paralizadas y se está despidiendo personal”, añadió.

El titular de la CAC remarcó que la crisis se inició en abril de 2018, ante la fuerte devaluación y la suba de tasas que volvió prohibitiva la financiación. A partir de ese momento la situación fue empeorando mes a mes y añadió que hoy día “hay un escenario de caotización de los contratos”, pero aclaró que no hay casos de rescisión por el momento.