Abogados votan hoy la nueva conformación del Consejo de la Magistratura de la Nación

En Oberá se vota hoy de 9 a 18 horas en el Colegio de Abogados, ubicado en San Martín 823. Hay tres listas, dos ligadas al kirchnerismo. 

 

ImagenImagen

El Consejo de la Magistratura, el organismo que se encarga de elegir y remover a los jueces, se renovará desde la semana que empieza cuando se realicen las elecciones de sus integrantes, que casi seguramente cambiarán los equilibrios internos actuales. Sin que nadie tenga mayorías propias, Cambiemos se expone a perder a uno de sus integrantes a manos del kirchnerismo.

La nueva geografía que tendrá desde 2023 este cuerpo, tan desconocido como influyente, les dará seguramente más protagonismo a los jueces; el doble voto del presidente de la Corte, Horacio Rosatti, que conduce el Consejo, será decisivo, y se esboza la consolidación de un tercer bloque alrededor de Diego Molea, consejero saliente y rector de la Universidad de Lomas de Zamora, quien se declaró kirchnerista, antes estuvo cerca del massismo y conversa con Cambiemos.

El Consejo de la Magistratura está integrado por 20 miembros, presidido por Rosatti, y cuenta con cuatro representantes de los jueces, cuatro de los abogados, ocho legisladores, dos representantes de las universidades y un representante del Poder Ejecutivo, que es y seguirá siendo Gerónimo Ustarroz.

Las decisiones claves, como nombrar a una terna de candidatos para convertirse en jueces o abrir un juicio político para echar a un magistrado, requieren dos tercios de los votos. Una cifra que actualmente no tienen ni el oficialismo ni la oposición, por lo que cada decisión es objeto de una negociación política. El quorum se logra con 10 votos.

Este martes se realizarán las elecciones para elegir a los nuevos consejeros en representación de los abogados y de los jueces. Los legisladores son enviados al Consejo por el Congreso. Los académicos ya eligieron a Guillermo Tamarit y Pamela Tolosa, cercanos a Molea, aunque con cierta incidencia del radicalismo. Molea quedó como consejero suplente, con lo que tiene una especie de reaseguro si deseara regresar al Consejo, aunque cerca de él dicen que está más cómodo como “armador”.

Decisiva votación de los abogados
La clave para entender el cambio en los equilibrios estará en el voto de los abogados. Juntos por el Cambio tiene hoy tres consejeros propios: Carlos Matterson, Diego Marías –ambos se van– y Jimena de la Torre. En esta elección se postulan Miguel Piedecasas, un abogado radical y exconsejero; Jimena de la Torre, cercana a Pro, y el integrante del Consejo de la Ciudad, de origen radical, Juan Pablo Zanetta. Es casi seguro que esta lista ganará, pero el sistema D’Hont determinará cuántos consejeros logra colocar. Una muy buena elección, por encima del 52%, le permitiría colocar tres. De lo contrario, colocaría dos, con lo que perdería uno.

Quien podría arrebatarle ese consejero es el peronismo, que lleva como candidato al laboralista Héctor Recalde, hombre fuerte en el fuero y exdiputado. Si no hay sorpresas, el peronismo saldría segundo.

El tercer grupo que pretende retener el cuarto lugar entre los abogados es el que orienta Molea. Armó una lista de abogados que postula la reelección de Fernanda Vázquez, decana de Derecho de Lomas de Zamora.

Pidecasas explicó a LA NACION por qué los abogados deben votarlo: “La Argentina está dividida con respecto a dos modelos de Justicia: el que queremos nosotros, independiente, y el que quiere el oficialismo gobernante. Recalde encarna la defensa de un modelo que se identifica con la Justicia militante. Y la otra lista no está expuesto que quiera diferenciarse del oficialismo gobernante”.


De la Torre fue mas directa: “Se juega un modelo de una Justicia intervenida por el poder político del Gobierno. Hay dos listas afines a esa ideas y una lista que demostró un real compromiso con un respeto a esa Justicia independiente. Por eso trabajamos muy fuerte para retener a tres consejeros por la abogacía”.

Zanetta dijo: “La elección de los abogados define si el kirchnerismo va a tener mayoría o no. Vamos a trabajar para que eso no suceda. Hay una discusión en la Argentina sobre la Justicia como contrapeso de los otros dos poderes y otra mirada que cree que quien gana una elección puede decidir sobre el sistema judicial. Y eso se vota el 18″.

Recalde, en cambio, pretende a sus 84 años regresar al Consejo. Reconoce a Cristina Kirchner como su jefa política y dice que uno de sus objetivos será federalizar el Consejo de la Magistratura. Disputa los votos en la provincia de Buenos Aires con el sector de Molea, que lleva a la abogada Vázquez. La disputa generó roces entre La Cámpora, que tracciona votos para Recalde en la provincia, y Molea, que abreva en el peronismo de la zona sur.

La elección de los jueces
En la elección del estamento de los jueces no se esperan mayores sorpresas. Lo más probable es que se repartan las fuerzas como hasta ahora: la lista Bordó de la Asociación de Magistrados, la más crítica del Gobierno, postula a Diego Barroetaveña y a Agustina Díaz Cordero. Lo más probable es que entren los dos. La lista Celeste, que votó con frecuencia en sintonía con el oficialismo, lleva al juez Alberto Lugones, que finalmente obtuvo el aval judicial para su candidatura. Y es probable que sea reelegido. El cuarto juez sería Eduardo Machín, candidato de Compromiso Judicial (reemplazaría a Juan Manuel Culotta). Todo seguiría como hasta ahora en cuestión de alineamientos, con la última lista negociando con el resto según cada caso.

Así las cosas, un escenario posible es que si los consejeros empatan posiciones, el doble voto de Rosatti resultará decisivo. Asimismo se fortalecería el bloque de Molea (con dos académicos y una abogada), determinante para conseguir dos tercios en las ternas de candidatos o para promover juicios políticos. Este sector puede negociar tanto con el oficialismo como con la oposición, aunque promete estar cerca de Rosatti y los jueces.

Si esto es así, se puede fortalecer el estamento judicial, aunque necesariamente deberá conversar con los representantes de la política.

La historia se terminará de contar cuando se definan los representantes del Congreso. Cristina Kirchner, en el Senado, partió su bloque a mediados de año para colocar dos representantes propios, pero el ardid fue judicializado por Luis Juez, que se declaró con derecho a ser consejero. El recurso aún está pendiente de resolución camino a la Corte. Un reparto de consejeros que regrese al modelo de dos para las mayorías, uno para la siguiente fuerza política y otro para la tercera fuerza cambiaría el escenario.

Lo mismo ocurrirá cuando se defina en Diputados el reemplazo de Graciela Caamaño, que entró por el lavagnismo, pero en ocasiones acompañó al oficialismo. El perfil del legislador que asuma en su lugar determinará cómo se conforman las nuevas mayorías.