Misiones reclama a Nación la primera imprenta de Sudamérica que está en el Cabildo

Misiones reclama a Nación la devolución de la primera imprenta de Sudamérica Construida en la Reducción Jesuítica de Loreto, a fines del Siglo XVII, supo imprimir los primeros libros del continente, pero desde 1942 se encuentra en el Museo del Cabildo.
A través del Ministerio de Cultura de la Provincia, se busca lograr la restitución del patrimonio, junto al de una piedra tallada que formaba parte de San Ignacio Miní y fue llevada a Buenos Aires en 1901.

Dando continuidad a un reclamo que lleva más de diez años ininterrumpidos, el ministro de Cultura de la Provincia de Misiones, Joselo Schuap viajó esta semana a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se entrevistó personalmente con el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, para solicitar que se arbitren los medios para la pronta restitución de la Imprenta Jesuítica y la Reliquia Frontis 2, ambos patrimonios culturales de los misioneros que se encuentran en el Museo del Cabildo y el Museo Histórico Nacional respectivamente.


“Lo que estamos pidiendo es que de una vez se cumpla con un acto de justicia y reparación histórica, devolviendo a la provincia estos dos cuerpos culturales, de altísimo valor identitario para la provincia de Misiones y que se encuentran en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por despojo y no por decisión de nuestro pueblo. La primer imprenta jesuita y de nuestros hermanos guaraníes se encuentra hoy en el Museo del Cabildo desde 1942 aproximadamente y la reliquia del Frontis 2 de la Reducción de San Ignacio desde 1901” señaló el ministro de Cultura provincial en relación a las gestiones que se vienen llevando adelante.

En el caso de la imprenta, se trata de un artefacto íntegramente desarrollado y construido en la Reducción Jesuítica de Loreto, a fines del Siglo XVII, y que es considerada como “la primera imprenta de Latinoamérica”. Sus creadores fueron los jesuitas y tipógrafos Juan Bautista Neumann y José Serrano. Neumann había arribado al Río de la Plata en 1690. Además de fundador de la primera
imprenta, fue uno de los exploradores del río Pilcomayo, cuando se intentó unir las Misiones de Guaraníes con las de Moxos y Chiquitos. En ese intento falleció en Asunción el 5 de enero de 1705 afectado de disentería. Por su parte, el padre José Serrano, nacido en Antequera (España) ingresó a la Compañía de Jesús en 1652 y seis años después llegó al Río de la Plata con apenas 24 años de edad. Murió a los 79 años en 1713 y está enterrado en Loreto. Fueron estos curas los fundadores del arte tipográfico rioplatense en las Misiones. Antes que existiera la imprenta de Loreto ya habían existido otras en México hacia 1533. Pero los historiadores concuerdan definitivamente que fue la primera imprenta fabricada en América del Sur. El objetivo fue lograr que los principales textos religiosos pudieran circular entre la población de las reducciones.


Según el historiador y sacerdote jesuita Guillermo Furlong, esta primera imprenta jesuítica funcionó entre los años 1695 y 1727 en plena selva, junto al río Paraná, llegando a publicar unos 23 “incunables” (libro que se edita en la primera imprenta que existe en un lugar), en tiradas que no superaban los 100 ejemplares. La primera obra que se imprimió en el Río de la Plata, salió de esta imprenta en 1700 y se tituló “Martirologio Romano”.


Finalmente, en 1890 la Imprenta de Santa María la Mayor fue enviada al Museo Histórico y se propuso su restauración. En 1942 pasó al Museo del Cabildo donde se la restauró.
En octubre de 2010 fue promulgada la Ley Provincial VI Nº 145, que declaró Patrimonio Cultural de la Provincia de Misiones a la Imprenta Guaranítica Misionera. A su vez, encomendó al Poder Ejecutivo Provincial para efectuar las gestiones de repatriación, como también de los bienes que se encuentren dispersos en otras provincias y que históricamente hayan pertenecido a Misiones, a través del Programa para el Recupero de Bienes de Valor Histórico Cultural de la Provincia.

Monograma

Además de la imprenta guaranítica, las gestiones que lleva adelante el Ministerio de Cultura de la Provincia intentan recuperar una roca con un monograma que perteneció al denominado “frontis2” de la Iglesia de San Ignacio Mini, cuyas estructuras aún se conservan. Este monograma en relieve representa a la Compañía de Jesús, y se compone de las letras iníciales “I.H.S.” (Jesús Hominum Salvador, en latín)”, acompañadas de una cruz y tres clavos. La piedra fue labrada por guaraníes de dicha reducción jesuítica.
“Permaneció en su lugar original hasta que a fines el año 1901, el monograma fue traído a Buenos Aires por el entonces Senador Nacional Dr. Carlos Pellegrini, seguramente alimentado por la concepción cultural propia de su época, donde una de las formas usuales de dar testimonio de la historia era trasladando trozos de piedra u objetos hacia los museos de las grandes ciudades donde pudieran ser apreciados por las elites de la cultura” detalla un informe de Cultura Misiones.