El conflicto en Ucrania podría encarecer los combustibles en Argentina

Se acerca la temporada invernal y si se aprecia el recurso en un contexto de conflictividad, al país le costará más su importación.
El conflicto entre Rusia y Ucrania parece lejano de la Argentina, pero la impacta más o menos directamente en su economía. La tensión escaló esta semana y Alemania decidió suspender la aprobación final del gasoducto Nord Stream 2, que debería abastecer a 26 millones de hogares europeos.
En este contexto, y con un recurso tan estratégico como el gas, que está encareciéndose cada vez más, la Argentina podría sufrir consecuencias serias si el conflicto se extiende en tiempo, advierten especialistas en comercio internacional y energía. Estos son los cuatro puntos en los que el país siente las consecuencias del conflicto europeo.
Precio del gas: el número que perjudica a la Argentina
Dentro de los recursos estratégicos en el territorio ruso están los gasoductos y el gas natural licuado. En las últimas horas, este producto también subió en el mercado spot y encendió una alarma para la Argentina.
“Esto nos pega de frente”, dice Daniel Montamat, exsecretario de Energía y actual director de Montamat & Asociados. “La Argentina no puede crecer más en su producción de gas por restricciones logísticas y se viene la temporada invernal, cuando la demanda de los hogares se triplica generalmente”, detalla.
Es por eso que la Argentina va a tener que importar gas natural en barcos. La estimación de Montamat es que serán alrededor de 70 (contra 56 el año pasado), y que además importarán gas a un valor más alto. La proyección es que estas importaciones significarán US$3900 millones, más del doble de lo que marcaron el año pasado.
Podría haber una contracara energética por el alza del precio del crudo, por lo que la Argentina podría estar más favorecida a la hora de exportar petróleo, pero también genera un problema en el mercado interno: el precio en surtidor queda cada vez más atrasado.
Lo energético tiene un impacto directo en un tema delicado: las reservas del Banco Central. En niveles históricamente bajos, se vuelve cada vez más dolorosa la proyección de destinar más y más dólares a la importación de gas natural.
Trigo, maíz y soja: el lado bueno del conflicto en Ucrania
Rusia es el primer exportador de trigo y Ucrania, el quinto. La Argentina, en cambio, es el séptimo. Ese es el dato del especialista en negocios internacionales, Marcelo Elizondo, quien habla del impacto del conflicto entre Ucrania y Rusia como un arma de doble filo.
Por un lado, la parte “buena” del alza de los precios de los commodities que se registró en los últimos días. La soja superó ayer los US$600 y el trigo, los US$300. Ambos subieron con respecto a su cotización de ayer. Por el otro, la del petróleo y el gas, que complica a la Argentina.
¿Por qué suben los commodities? Básicamente, explica Elizondo, es temor a la escasez. Un conflicto militar afecta la logística de salida tanto de Ucrania como de Rusia y reorienta los recursos estratégicos. Pero, así como subieron rápido, los commodities también pueden bajar rápido, advierte el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma: todo depende de cuánto se exitenda el conflicto y de cómo sigan las sanciones a Rusia por parte de Estados Unidos.
Buena parte de lo que pasa con los commodities agropecuarios es por Ucrania, añade José Ignacio Bano, gerente de Research de IOL invertironline, porque es un jugador fuerte en la producción de trigo y de maíz. “En este caso, es un beneficio para la Argentina, porque también es un país cuya principal exportación son los productos agropecuarios”, suma.
Impacto financiero: los emergentes sufren
Otra de las puntas del conflicto con impacto global es la financiera. “Cuando hay más incertidumbre en el mundo, eso le quita atractivo a los activos de riesgo como la Argentina”, explica Caamaño. Aunque, advierte, los activos locales tienen su propio microclima y tienen precios “detonadísimos”.
“La pregunta es qué va a pasar con la política monetaria de los países desarrollados ante esta situación”, suma. El fenómeno que desencadena un conflicto de este tipo se conoce como flight to quality y se trata de un movimiento de los inversores hacia activos más seguros.
En ese sentido, Elizondo proyecta que probablemente haya una salida de capitales de países emergentes hacia activos más seguros como el oro y los bonos del tesoro de Estados Unidos. “Esto fortalece al dólar y puede atenuar el aumento de los commodities”, suma Elizondo.