“LA CODICIA ES BUENA”

Es lo que dice Gordon Gekko, el icónico personaje de Michael Douglas en “Wall Street”. A pesar de la sanata del aparato de propaganda, el hecho es que el títere de Rovira firmó el “consenso fiscal” porque el estado renovador necesita “caja”. ¿Qué esperabas? Nunca se les ocurre otra cosa que hacerte pagar más impuestos. Así que buscá oxígeno porque te van a asfixiar más.
Con la complicidad de los giles que creen que la plata del estado la pone Dios, estos personajes que tanto le deben a la política (porque en el mundo real, el mundo privado, a los inútiles les suele costar), no cesan de exprimir a esa clase media a la que detestan porque no se les somete.
¿Alguien sabe cuál es el patrimonio de Carlos Rovira? No hay periodista (ponele) ni legislador opositor (ponele) que se interese en la transparencia tan deseada. La excepción, el radical Gustavo González, terminó su mandato y el electorado, que se ve que quiere cambiar pero no tanto, en vez de votarlo, lo botó.
Personajes que hace décadas viven del estado se reúnen para aumentarle los impuestos a quiénes viven de su propio esfuerzo. Y, encima, pretenden engrupir con que es en beneficio de todos. La foto del presidente Alberto Fernández con los gobernadores de las provincias es una postal patética que provoca reflujo gastroesófágico, aumenta el colesterol y causa hipertensión arterial.
“Yo no creo riqueza. Yo la poseo”, decía Gordon Gekko.
Si lo sabrán estos…

Por Walter Anestiades