Gallos, medianoche, cálculo de recursos y apuro injustificado

Con la utilización de artes que son parte de malos recuerdos políticos, 6 concejales de la mayoría renovadora entre los que se encuentran docentes, abogados, y «militantes sociales», el Concejo Deliberante de Oberá aprobó por 6 votos contra tres el desprecio a la palabra empeñada y los privilegios políticos en la designación de cargos que se definen por concurso, máxime en uno de los fundamentales Poderes del Estado comunal como el Juzgado de Faltas.
El concejal renovador Marcelo Sedoff fue consultado respecto a la aprobación sorpresiva, y sobre tablas, de este controvertido y resistido Código Fiscal sobre el que se habían comprometido ante la sociedad obereña -tras un papelón sufrido en la Audiencia Pública correspondiente, a hacer un análisis más profundo al presentado como simple copia posadeña para los obereños, y con el agravante de la creación de cargos inconstitucionales. Sin embargo, para el presidente del cuerpo deliberativo, Santiago Marrodan, «era necesario aprobarlo para el cobro de impuestos municipales, y aclarando que está abierto a modificaciones.»
Este martes se realizó la 40° Sesión Ordinaria del Período XVL del Período de Sesiones, y el plan de labor de la legislatura obereña consignaba dos temas ríspidos y muy cuestionables: El Código Fiscal municipal y la designación de los nuevos secretarios del Juzgado de Faltas municipal, a la sazón el tercer poder del Estado Comunal. Ambos temas se aprobaron en sendas ordenanzas muy resistidas y argumentadas por la oposición.
Finalmente ambas fueron aprobadas por los concejales del oficialismo de Carlos Fernández; mientras que los ediles Marcelo Sedoff, Mara Frontini y Horacio Loreiro votaron en contra.
Al respecto, Sedoff sostuvo que desde su banca votó en contra de los dos expedientes, para explicar que en el caso del nuevo Código Fiscal, el proyecto que fue muy cuestionado por comerciantes y contadores, «me parece una falta de respeto hacia todos los que venían trabajando en el mismo» y fue una medida totalmente apresurada tratarlo sobre tablas».
Los elegidos
Más allá de la interpretación (lisa y llana) de la Constitución Nacional que consagra la igualdad ante la ley y la ausencia de prerrogativas de sangre, títulos nobiliarios, ni títulos hereditarios más la garantía al acceso irrestricto a las oportunidades, los concejales roviristas decidieron dar una estocada al sistema y a la fé pública obereña, con la polémica designación de los abogados Francisco Kempski y Gimena Nacke, quienes habrían sido «elegidos» por el intendente -en el mejor de los casos, sino una imposición desde Posadas.
El malestar de los concejales que fundamentaron su voto negativo a las dos arteras medidas, pero sobre el caso de los técnicos en Derecho específicamente, es que tras un concurso donde tanto Kempski como Nacke no obtuvieron la mejor calificación -además de pertenecer ambos al espacio político del intendente- y habiéndose hecho públicas las negativas, igualmente avanzaron y coronaron de forma aviesa sus intenciones. Sobre ésto último y consultado al respecto, el concejal Sedoff aseveró «voté en contra a la propuesta por parte del Departamento Ejecutivo Municipal para cubrir cargos de secretarios de Tribunal de Faltas. Me parece que la misma debería respetar el orden de prioridad en cuanto al mérito de las calificaciones obtenidas en las ternas, y los obereños nos merecemos que cubran los cargos los primeros en las ternas no los últimos».
«…los obereños nos merecemos que cubran los cargos los primeros, NO los últimos». FIN.

Por Walter Bravo