Día del Vino: Sarmiento trajo la uva Malbec que en Francia era de descarte y se convirtió en un ícono argentino de exportación

«Desde el 2013 se celebra y somos el primer país del mundo vitivinícola que lo decretó bebida nacional», recordó Mariana «Tiny» Jaquet, copropietaria de la vinoteca La Maison, ubicada en San Martín casi Ralf Singer de Oberá. 

Cada año se festeja la declaración de bebida nacional el 24 de noviembre. En 2013 se sancionó la Ley N.º 26.870 que declaró al Vino Argentino Bebida Nacional a fin difundir las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino y sus tradiciones.

Malbec es la cepa más representativa del país ya que encabeza la cantidad de hectáreas plantadas con esa variedad: más de 43 mil. Si bien la Torrontés es la única uva nativa, la Malbec se distribuyó en todas las regiones obteniendo excelentes resultados y es la uva con que todas las bodegas abren cancha a la hora de exportar.

Fue el ex presidente argentino, Domingo Sarmiento que tras un viaje a Francia, trajo la Malbec, porque era una uva de descarte para el país europeo, debido a que su clima no es tan cálido y las uvas y las pieles no llegan a madurar tanto, por lo que generaba un vino ácido, tánico, astringente, cuentan los entendidos. En Argentina, debido al clima, la cepa Malbec logra mejores resultados que en el país franco donde los franceses la usaban sólo para hacer vino de corte, es decir, para darle color.

En este día de la bebida nacional, Jaquet recomendó tres vinos que destacan en su local:

Un Arístides Merlot de color rojo profundo. Aromas a frutos negros y rojos maduros, con sutiles notas herbáceas. En boca es redondo, amable, con un muy buen equilibrio entre las frutas y la madera, taninos maduros y suaves. Final largo y agradable.

Un Pinot Noir de Escorihuela Gascón. En aromas es un neto exponente de este varietal. Té verde, orégano, romero, pétalos de rosa, cereza y frutilla. En boca posee la suavidad y elegancia del Pinot pero a su vez es de persistencia marcada y volumen intenso. 

Y por último, un infaltable Malbec de la bodega Lorca Fantasía de Intenso color rojo púrpura. Especiado con reminiscencias de cerezas y un sutil toque de roble. Joven y frutado con una acidez bien balanceada.