«No alcanzó el tiempo para explicarle a la gente de qué se trata este proyecto misionerista», dijo Fernández

El diputado electo y todavía intendente de Oberá, Carlos Fernández, brindó una conferencia de prensa este lunes, tras los resultados de las elecciones del domingo, donde Juntos por el Cambio volvió a ganar, por tercera vez en el año, en la segunda ciudad de la provincia. 

JxC logró este domingo el 50% de los votos, con 17.500 sufragios, dejando al Frente Renovador de la Concordia con apenas 11 mil votos, el 30%. El Frente de Todos, muy atrás, obtuvo 4 mil votos, un 11% del electorado, los liberales 1.600 votos y la izquierda en el fondo con poco más de 700 votos. 

Fernández en la campaña electoral no logró revertir los resultados de las PASO y su compañera de fórmula, Claudia Gauto se quedó sin la banca. No obstante, destacó que Oberá tendrá dos diputados nacionales, él por el oficiliasmo y Florencia Klipauka de JxC.

El jefe comunal analizó esta derrota de su partido que él mismo encabezó en la boleta y fue un plebiscito de su gestión, diciendo que en los próximos dos años que quedan hasta las elecciones a intendente, tiempo en que lo reemplazará el concejal Pablo Hassan, «tenemos que escuchar a todos, qué mensaje nos quieren dar, a lo mejor nos falta un sector que no lo vimos y que lo tenemos que tener», sostuvo agregando que «la pandemia nos provocó un alejamiento de los barrios, de los lugares que teníamos que haber estado presentes, charlando con el vecino. Quizás ese año de alejamiento provocó esto que es una reflexión», aseguró, mencionando también que hubo responsabilidad del gobierno nacional: «la gente quiere estar mejor, une los precios, los sueldos y estado de ánimo que ha sido diferente», aseveró. Añadió que en la campaña «no alcanzó el tiempo para explicarle a la gente de qué se trata este proyecto misionerista, esto de tener un bloque separado en la Cámara de Diputados nacional diferente a los dos espacios de partidos mayoritarios en Argentina», señaló. 

Sin embargo, Fernández se mostró contento: «por suerte el Frente de Todos está muy igualitario a nivel nacional, va a tener 118 diputados y Juntos por el Cambio 116, y eso nos da unas chances muy especiales al bloque misionerista, va a ser una cámara de mucha negociación y diálogo», enfatizó. 

Por último, el intendente insistió en que la situación actual es muy diferente a la de hace dos años, particularmente en lo económico a nivel nacional. «Por suerte podemos decir que el municipio está estable económicamente, no tiene deudas, pero el avance que hemos tenido en la primera gestión (2015-2019), no tiene comparación. No podemos compararnos con los primeros cuatro años con estos dos años, donde la situación económica del país y el arrastre que nos llevan a los municipios se notan, y se ven no solo en Oberá, en muchos municipios», dijo. 

«Nos faltan obras esenciales de infraestructura, de agua, la ruta 14, nos faltan las colectoras, las terceras trochas», sostuvo añadiendo que «todavía estamos a la espera de Vialidad Nacional para poder concretar. Venimos hace 6 años discutiendo con Vialidad Nacional y hasta ahora no le encontramos resultados positivos, y ustedes saben los problemas de desagües pluviales que tenemos en la ruta 14, hay modificar todo y sobre todo las colectoras por la cantidad de accidentes. Nos falta la línea 132 para resolver la problemática energética de la zona centro», finalizó.