Pichetto: “El desafío de la Argentina es construir una visión de orden y progreso, salir de la informalidad y los planes, donde la cultura del trabajo se recupere”

El ex senador nacional, Miguel Ángel Pichetto visitó Oberá este lunes para apoyar la candidatura de Pedro Puerta a diputado nacional y la obereña Florencia Klipauka. Además estuvo presente el ex senador Miguel Ángel Tomas. 

Pichetto aterrizó en el aeroclub local en horas de la siesta y recorrió durante la tarde el centro donde habló con comerciantes, quienes le manifestaron la necesidad de bajar la presión fiscal que los asfixia y facilitar la toma de empleados. Los precandidatos misioneros y el ex senador visitaron empresas tradicionales como Comercial Néstor, Oscar Paseo de Compras y la confitería Alemana, donde brindaron una rueda de prensa. 

“Hay una pérdida de credibilidad de la palabra presidencial”, afirmó Pichetto en referencia a Alberto Fernández, anticipando que será candidato a Presidente de la Nación en 2023 por su espacio Peronismo Republicano, dentro de Juntos por el Cambio. 

En estas elecciones PASO, “la gente va a analizar lo que ha ocurrido en la Argentina, el aumento de pobreza, del desempleo, cierre de comercios, quiebra de pymes, todo consecuencia de una política absurda, única en el mundo que tuvo 9 meses a la economía cerrada”, “lo cual se llevó puesto comercios, gastronomía, hotelería, provocó el desempleo de miles de argentinos, el aumento de la pobreza”, dijo agregando  que “el gobierno (de Alberto Fernández) emitió deuda por 4 billones en bono Lelic, lo que significa un endeudamiento, porque eso se paga en dólares con intereses en dólares anuales, creo que todo ha sido negativo”, señaló Pichetto en sus declaraciones a los medios locales. 

El ex senador vaticinó un fracaso para el oficialismo en las próximas elecciones que se celebrarán este domingo, “veo una tendencia a que el oficialismo pierda senadores y diputados, hay una sensación de agobio producto de esta cuarentena, pérdida de empleo, aumento de la pobreza, de una crisis profunda que se ha instalado en la Argentina”, y añadió “también la pérdida de credibilidad de la palabra presidencial, hay hechos que son muy fuertes desde el punto de vista del contenido visual”, dijo en referencia las fotos de Olivos. “Encierra una visión antiética y pone en jaque lo que el Presidente dice de aquí para adelante”, analizó. 

Pichetto destacó el crecimiento que tuvo Juntos por el Cambio en junio con 28% puntos y señaló que “los dirigentes jóvenes es el dato más relevante de la política misionera, y la propuesta de Pedro es la mejor”, aseveró. 

“El gran desafío de la Argentina es cómo construimos una visión del orden y del progreso, cómo salimos de la informalidad y de los planes, cómo vamos hacia un mundo donde la cultura del trabajo se recupere, esto es lo que expresamos en esta elecciones, una visión de país capitalista, una economía privada que tiene que estar por encima de la estatal, donde el empresario es quien pone en movimiento la rueda económica”, enfatizó. 

El ex senador, peronista pero de mirada liberal y capitalista, recordó que en todo el mundo, sólo hay tres países cerrados no capitalistas: Venezuela, Cuba y Nicaragua, y que Argentina va en esa senda con el gobierno actual.  

 

En cuanto a Misiones, Pichetto recordó que “es una de las pocas provincias que cobra derechos como una aduana interior, tiene impuestos muy distorsivos que impacta mucho a los empresarios, Misiones tiene el inconveniente de estar en frontera con Paraguay, y eso le pega muy duro a los comerciantes, hoy estuvimos recorriendo acá en Oberá y hay que mejorar los controles a los productos que vienen de Paraguay que terminan en una competencia desleal, hay defender el interés de Misiones, Paraguay tiene una carga impositiva totalmente distinta a la nuestra”, señaló, aunque recordó que el Mercosur impide arancelar las importaciones de ese país como de Brasil, por lo que la única manera de ser competitivos con el primero mencionado, es bajar la presión fiscal.

Además insistió en que “en esta elección no se discute el misionerismo, ni con proyectos provinciales, estamos renovando la mitad de la Cámara de Diputados, y un tercio del Senado, estamos eligiendo representantes en la Nación”. 

También se refirió a las exportaciones de carne, criticando el cepo: “la realidad de la carnicería es que no tuvo ningún impacto, el cierre de las exportaciones lo que hace es auto infringir a la Argentina un daño porque hay riesgo de pérdida de empleos en la industria frigorífica. El país había recuperado el mercado de las carnes, estaba vendiendo en cantidad importante a China. Uruguay en la década anterior a Macri, exportaba más carne vacuna que la Argentina, creo que es un error, esas políticas no sirve, hay que ir hacia políticas de empleo, desarrollo, libertades, los países que crecen son los que generan libertades, sistemas de gobierno de alternancia democrática, y son capitalistas en el buen sentido de la palabra, si no tenés países oscuros como Venezuela y Nicaragua”, analizó. 

 

Pichetto mencionó que “Argentina atraviesa problemas económicos gane o pierda la elección el gobierno, hoy ya tenés una brecha cambiaría que hace muy difícil a los exportadores, es una situación parecida a la del 2015 o más grave, en el medio tenés una emisión de bonos Leliq que se emitieron por más de 4 billones con intereses en dólares, eso es endeudamiento, y se espera una devaluación después de las elecciones… a todas luces estás con un panorama de alta complejidad, con una inflación del 50% en los alimentos, el cemento y el hierro”.

Agregó que “un triunfo electoral de medio término (de la oposición), abre expectativas… estoy trabajando para ir a la primaria dentro de Juntos por el Cambio”, dijo en referencia a la presidencial de 2023 donde competiría con Larreta, Macri, Vidal, Bullrich o Cornejo. El ex senador se reconoció liberal más allá de ser peronista: “tengo una visión liberal y creo en las libertades, he votado todas las leyes que tienen que ver con las libertades”, dijo insistiendo que de llegar a la presidencia, encarará una reforma del estado: “ineludiblemente si no se hace, no hay destino para la Argentina, si no entra en un carril que permita equilibrio fiscal, estructuración capitalista, exportaciones, alentar al mundo del trabajo, ir saliendo de la ideología del pobrismo”, precisó agregando que es necesario que el estado ayude al empresario a que tome trabajadores, “hay que bajar impuestos, hay que hacer que el emprendedor sea competitivo, hay que hacer una reforma impositiva y modernizar las normas de trabajo que son de 1974 “y ahora es mucho más complicada con la doble indemnización que desalienta aún más la toma de empleados, porque hoy una empresa no puede despedir pero también puede pasar que cierre porque no puede pagar. Hay que salir de esa lógica corporativa, de sindicatos que están desde el año 50, si no vas a un sistema de flexibilización, donde si tenés ofertas tomás empleados pero si te baja la oferta tenés que tener un sistema de salida rápida con la libreta del fondo de desempleo, el mundo moderno funciona así, porque además se compite contra la tecnología. Argentina tiene el desafío de hacer cambios estructurales”, analizó criticando además al Papa Francisco “porque la propiedad privada no es un derecho secundario como dice el Papa, la propiedad es inherente a la libertad, al incentivo privado, en el mundo, salvo Venezuela, Nicaragua y Cuba, no hay países que no sean capitalistas”. 

Por último, Pichetto aseguró que de los dos intentos de reformas de estado que tuvo Argentina, una en los `90 y la otra en 2015 con Mauricio Macri, “Menem no fracasó, generó un modelo de estabilidad en los primeros años, después la persistencia de la convertibilidad”, analizó fue el fracaso. “La convertibilidad fue un instrumento de estabilización, no te podés enamorar de los instrumentos”, dijo comparando con Brasil que en el 97 comenzó a hacer una conversión de 1 dólar 1 real y devaluó, y eso le provocó una competitividad a sus empresas, Argentina se quedó en un modelo muy rígido, que en los últimos tres años de Menem el sistema estaba colapsado y se lo llevó puesto a De la Rúa, que si hubiera salido de la convertibilidad, hubiera habido De la Rúa por dos periodos, los cambios hay que hacerlos con pragmatismo, pero siempre dentro del sistema capitalista, no podés inventar tonterías”, añadió reconociendo que además influenció en los últimos años que las Provincias no quisieron hacer el ajuste de su gasto público, endeudándose en la banca privada, lo que derivó en una fuerte crisis en 2001 y “ahí también empieza un aumento de los empleados públicos, cuando perdés empleo en el sector privado, qué hace la mamá, agarra al pibe y lo lleva a ver al intendente y dice dale trabajo de cualquier cosa”. Recordó además que en 2018 se intentó un baja de la presión impositiva con el Consenso Fiscal, pero no se cumplió, por ejemplo, no se quitaron las aduanas internas que tiene Misiones.             

 

A su turno, Pedro Puerta dijo que “hay una realidad y no la podemos negar, venimos recorriendo la provincia hace 50 días, planteando propuestas realizables, vemos el millón y medio de chicos que dejaron la escuela y el gobierno nacional que no tiene una visión federal, de pensar que las escuelas son todas iguales que en la Capital Federal, la falta de conectividad, eso generó un crecimiento enorme de la inseguridad en la provincia, Oberá también es testigo de eso, tenemos que hacer que los chicos vuelvan a la escuela pero también generar empleo, estos temas hay que discutirlos en el Congreso de la Nación”, aseguró contando que recorrió la provincia “escuchando”, y que “no voy a poner más impuestos a la gente, si no lo contrario, generar trabajo”.

Recordó que las provincias del sur lograron un acuerdo con Nación para obtener una baja en el costo de la energía: “nosotros le estamos pagando la luz en gran parte, a las provincias del sur, quiero ir a discutir que el gobierno nos tenga en cuenta, me siento con la capacidad para ir a discutir eso al congreso, los impuestos que pagamos nos tienen que venir en obras”, agregó, mencionando las cloacas y la línea 132 Kv 2 entre Posadas-Alem-Oberá que quedó sólo en la promesa.