Se agrava el éxodo de empresas: las compañías que abandonaron el país o están en retirada

A lo largo de los últimos meses, numerosas empresas internacionales decidieron armar las valijas y cerrar sus operaciones en el país. En algunos casos, vendieron sus participaciones a firmas locales, en otras directamente anunciaron que cesarán sus actividades en el territorio nacional. También se conocieron casos de reestructuraciones que, según aseguran, no están vinculados a la coyuntura económica local sino a cambios en los modelos de negocios dispuestos desde sus casas matrices.

Así, tanto nombres de marcas reconocidas por el gran público como compañías dedicadas a nichos específicos de producción, pasaron a integrar esta lista cada vez más creciente.



Los ejemplos más cercanos en el tiempo ocurrieron durante los primeros días de agosto. Se trata de la multinacional petroquímica Dow, la plataforma de reservas on line de restaurantes TheFork, la energética francesa Engie y, según trascendió, la aseguradora MetLife.

Dow
La firma Dow cerrará su planta en San Lorenzo, Santa Fe
La petroquímica multinacional Dow decidió finalizar las operaciones de su planta de poliuretano ubicada en San Lorenzo, provincia de Santa Fe. Según anunció la compañía, la fábrica seguirá funcionando con normalidad hasta mayo del año que viene y el cierre completo tendrá lugar a fines de 2022. La medida, que afectará a unos 110 empleados, se enmarcó sobre “la decisión de reducir gastos operativos e implementar un programa de reestructuración que abarcó el cierre de activos y plantas en todo el mundo”, según destacaron desde la empresa.

La compañía cuenta con más de 60 años de presencia en el país y en la fábrica de Santa Fe produce un insumo clave para el interior de autos, sistemas aislantes en las fábricas de línea blanca y la producción de colchones. Tiene, además, oficinas en Buenos Aires y afirmó que continuará operando su planta central en Bahía Blanca, donde funciona el complejo petroquímico más grande de América Latina.

TheFork
Se trata de una de las principales plataformas de reservas online para restaurantes a nivel global, propiedad del gigante TripAdvisor y que en 2019 compró Restorando, una startup local pionera. Su decisión de marcharse del país se conoció luego de que enviaran un mail a sus usuarios anunciando que el 31 de octubre se “pararán” sus actividades en Argentina.

“El cierre en Argentina ha sido una decisión difícil, pero la pandemia del Covid ha supuesto un impacto repentino e importante en la economía global, y este sector no ha sido una excepción. Por eso, hemos tenido que implantar medidas de reducción de costes que incluyen una disminución de la presencia geográfica de TheFork. Por todo ello, a partir del 1 de noviembre, ni la web de TheFork ni la aplicación estarán disponibles”, señaló el comunicado de la app.


Engie
La compañía energética francesa Engie vendió sus acciones en la distribuidora Litoral Gas a Tecpetrol y al fondo de inversión estadounidense Oaktree Capital Managment, quienes se repartirán en partes iguales las acciones de la empresa, según el sitio especializado Econojournal, que destacó que la operación aún no se hizo pública a la espera de la aprobación del ente regulador.

La compañía Engie surgió de la fusión de GDF y Suez, y su decisión de abandonar el país sorprendió al sector energético, ya que en 2019 había mostrado su interés por comprar la participación de YPF en Metrogas. La decisión podría explicarse en un anuncio reciente realizado por el conglomerado, en el que sostuvieron que se volcarán hacia la generación de energías renovables.

Met Life
Si bien no está confirmado de manera oficial, trascendió que la aseguradora estadounidense Met Life podría irse del país y dejaría su negocio en manos de una firma local. El principal candidato es el Grupo de Servicio y Transacciones (GST), que el año pasado le compró a la compañía norteamericana la cartera de seguros de retiro: absorbería ahora la cartera de vida y a todos los empleados que trabajan en el rubro seguros.

En octubre del 2020, Met Life vendió su negocios de seguros de retiro a Orígenes para focalizarse en la rama de seguros de vida y patrimoniales. Entonces, la compañía dijo que contaba con más de 2 millones de clientes en el país.

Eli Lilly
A mediados de junio, la farmacéutica estadounidense Eli Lilly anunció que deja el país y que sus medicamentos serán comercializados por el laboratorio Raffo a partir del 1 de septiembre. La empresa es uno de los principales proveedores de medicamentos para la diabetes en el mercado local y emplea a 100 personas.

Desde el laboratorio, adujeron que su decisión de retirarse del país corresponde a un “cambio en los modelos de negocio” y trascendió que también dejaría de operar en Chile, Perú y algunos países de América Central.

Sinopec
A fines de junio, la petrolera china inició su salida del país luego de que se confirmara que la Compañía General de Combustibles (CGC), propiedad de la familia Eurnekian, cerrara la compra de Sinopec Argentina Exploration and Production por un valor cercano a los u$s240 millones.

Kodak
A fines de abril, Kodak Alaris, la empresa que se formó tras la quiebra de la histórica marca de fotografía, anunció el cierre de sus oficinas en Buenos Aires y que todos los negocios de la región pasarían a depender de México.

Desde la compañía aclararon también que su partida no está relacionada con la situación económica local, sino que se trata de una estrategia de negocios que se planifica desde 2020 y que incluye a filiales en otros países.

Falabella
El 31 de mayo de este año, la cadena de capitales chilenos Falabella dio de baja su canal de comercio on line en el país y concretó así su salida de Argentina. En abril del año pasado, en plena cuarentena estricta, la firma anunció el comienzo del proceso de retirada. Con el correr de los meses, fue cerrando sus comercios físicos tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en Mendoza, Córdoba, San Juan y Rosario.

Falabella llegó a Argentina en 1993 y contó con hasta diez locales a la calle en todo el país, en los que le dio trabajo a unos 5000 empleados. El grupo dueño de la cadena mantiene en Argentina su operación de Sodimac.

Walmart
Otro caso “emblemático” de grandes empresas internacionales que dejaron el país, podría considerarse el de Walmart. En noviembre del año pasado, el Grupo De Narváez se quedó con las operaciones locales de la cadena de hipermercados estadounidense. La firma abrió su primer supermercado en Argentina en 1995 y su retirada no sólo tuvo que ver con el escenario económico actual: también vendió el negocio en Brasil.

Latam
A mediados del año pasado, LATAM comunicó su cierre oficial y definitivo, tras la interrupción de vuelos de cabotaje establecida a partir de la pandemia. Si bien desde la línea aérea se elevó un pedido a la ANAC para operar desde Aeroparque, sólo utilizaría la terminal porteña para sus vuelos regionales.

En este marco, la empresa chilena que operaba en el país desde hacía 15 años en junio del año pasado comenzó a negociar con sus más de 1.700 empleados. Llegó a conectar doce destinos en Argentina.

Otras aerolíneas, un destino similar
Las aerolíneas fueron de las principales víctimas de la pandemia en todo el mundo. En Argentina, distintas empresas internacionales adoptaron medidas drásticas durante los meses de restricciones más férreas. Por ejemplo, Air New Zealand fue la primera que anunció el año pasado que no retomaría los vuelos al país luego de que se concretaran las primeras las cancelaciones de vuelos por el Covid.

En agosto del 2020, se dieron por terminadas también las operaciones de Qatar Airways en Argentina y, por la misma época, Emirates confirmó el cierre de la ruta Dubai-Buenos Aires. Antes de la pandemia, Norwegian le había vendido su operación local a la también compañía low cost JetSmart.

Petrobras
Después de 18 años en el país, a mediados de diciembre del año pasado Petrobras anunció que cerraría su última oficina en Argentina, dando por concluido así su ciclo de desinversión que comenzó en 2010. La decisión se enmarcó en un plan global, ya que la misma suerte tuvieron sus oficinas en Colombia y Uruguay, por ejemplo.

Asics y el caso Nike
En 2020 la marca de zapatillas deportivas Asics dejó su negocio en el país en manos del grupo Dass Argentina, que tenía el control local de otras marcas como Fila y Umbro.

A comienzos del año pasado Nike también anunció que se iba del país y que su presencia en el país continuaría de la mano de un licenciatario. Sin embargo, esa transacción no prosperó y la salida no llegó a concretarse.

Under Armour, la firma de ropa y accesorios deportivos que en 2019 abrió su primer (y único) comercio en el país en Unicenter, busca un distribuidor local para continuar con su presencia en Argentina. La pandemia no le dejó concretar un plan de expansión que tenía previsto la apertura de unos 20 locales en todo el país.

Brightstar
A fines de octubre del 2020, Brightsar, una ensambladora de celulares ubicada en Tierra del Fuego, decidió armar las valijas ante el contexto económico adverso. La firma que fabrica teléfonos LG y Samsung, fue adquirida por la local Mirgor.

Glovo
En septiembre del año pasado, la app de delivery Glovo le vendió sus operaciones a Delivery Hero, la controlante de PedidosYa. La firma, que nació en 2015 en Barcelona, llegó al país en 2018 y se convirtió en una de las primeras en ofrecer delivery mediante las aplicaciones de los celulares. Llegó a operar en ocho ciudades.

Pierre Fabre
En julio de 2020, el laboratorio multinacional de origen francés, controlante de marcas de dermocosmética como Avène y Ducray, vendió su planta en la localidad bonaerense de Virrey del Pino a la local Sidus. Según informó la firma, su salida del país fue parte de su estrategia global para reforzar su presencia en Francia.

Saint Gobain Sekurit
La autopartista Saint Gobain Sekurit, fabricante de parabrisas, frenó a mediados del año pasado su planta de Campana, ofreció retiros voluntarios a parte de sus empleados, y mudó parte de su operación a Brasil. Desde la empresa de origen francés, aseguraron que las medidas fueron tomadas para garantizar la sostenibilidad del negocio local y que continuarán con su fábrica en Tortuguitas.

BASF
También redujo su presencia en el país la empresa BASF, que llevó parte de su producción de pinturas para autos a Brasil. De todas formas, mantiene actividades en la planta de Tortuguitas, vinculadas a los negocios de repintura automotriz y químicos para el cuidado personal y del hogar.

Axalta, empresa química estadounidense, anunció igualmente que dejaba de producir pinturas para autos en el país y cerró su fábrica en Escobar. Un camino similar tomó PPG Industries, otra “peso pesado” del rubro.

Danone
El grupo francés Danone inició en marzo la búsqueda de un comprador para sus marcas de aguas Ser, Villavicencio y Villa del Sur. Si bien la danza de nombres interesados acumula varios referentes de la industria, como Peñaflor, Refres Now –dueña de Manaos-, el grupo Gancia y la chilena CCU, lo cierto es que todavía no se avanzó en nada concreto.

La división de aguas representa el 30% de facturación de Danone en el país y la suba de los costos, con muchos precios congelados, fueron parte del detonante de la decisión del grupo francés que busca achicarse en el país.

Ferrero
En abril, el grupo alimenticio Ferrero avisó que reestructurará su negocio en la Argentina. Desde su casa matriz en Italia se definió un nuevo modelo de negocio más pequeño y acorde a la visión que desde el extranjero se tiene sobre el mercado de consumo local, retraído y cada vez con menos demanda.

 

Iprofesional