Sedoff pide saber por qué Capital del Monte no implementa el boleto de transferencia

Tras el veto y las nuevas tarifas subsidiadas, el concejal Marcelo Sedoff se mostró conforme ya que fue uno de los ediles que votó en contra del primer aumento a 50 pesos en el boleto único, proponiendo una suba escalonada, primero a 40 pesos.

Pero además, Sedoff solicitó que se implemente el boleto de transferencia como condición para el segundo incremento. Ahora, tras el veto y las nuevas tarifas, volvió a insistir sobre el tema: “Quedó el compromiso del Bloque Renovadores Para Adelante de acompañar un pedido de informe a la Empresa para que nos pueda explicar por qué no se implementa todavía y la factibilidad de su implementación a la mayor brevedad posible”, manifestó el edil.

 

La posibilidad de transferencia serviría para que los pasajeros no deban abonar dos boletos para ir de un barrio a otro, o a la terminal, o al hospital, etc. Oberá aún es una ciudad chica, con baja densidad poblacional donde apenas circulan unos 30 colectivos en total. No es como en Posadas donde circulan alrededor de 250 unidades y cada línea tiene entre 6 y 12 colectivos dando frecuencias de uno cada 5, 10 o hasta 20 minutos. En Oberá, sólo hay un colectivo por línea, dando UNA frecuencia por hora en cada línea, exceptuando las líneas 1b y 8b que tienen un colectivo cada 40 minutos, es decir, dos colectivos circulando en la misma línea en simultaneo. Hay otras dos líneas como la 8 y 4b que pasan cada dos horas. Esto quiere decir que si el pasajero perdió el colectivo o simplemente no le coincide el horario, tiene mucho tiempo de espera hasta que ese coche vuelva a pasar.

Empero agregar más colectivos, ya sean en nuevas frecuencias o nuevas líneas, implicaría un costo mayor que impactaría en la famosa tabla polinómica que calcula la cantidad de pasajeros por kilómetro recorrido, y que en Oberá arroja menos de 2 pasajeros cada 10 cuadras. Este cálculo es utilizado por los concejales para definir el valor de la tarifa. Cuánto más unidades hay dando vuelta con pocos pasajeros por kilómetro, más alto es el valor del boleto que arroja dicha tabla. 

 

Por ello y dado que la mayoría de las 30 líneas en Oberá se cruzan en el área del centro, combinarlas con una tolerancia de hasta 45 minutos (entre el primero y el segundo) es la solución sin costo adicional ni aumentar el boleto. Esto es posible ya que arriba de cada unidad hay máquinas que expenden los boletos con el horario impreso en que fueron emitidos. En el caso de las tarjetas, el sistema puede detectar automáticamente que el pasajero ya abonó el primer pasaje, por tanto se programa para que no le descuente el segundo. Así funciona en la ciudad de Mendoza. 

De esta forma, no se necesitan estaciones de transferencia como anunció el municipio que proyecta construir. Además las combinaciones serían en el área del centro, mientras que la municipalidad insiste en estaciones de transferencia en puntos periféricos como el Samic, Anses, Villa Lindström y la propia terminal. 

El boleto de transferencia serviría para, por ejemplo, si un usuario de villa Barreiro necesita ir a la terminal, tiene UNA sola línea con UNA sola frecuencia cada hora (5E). Este colectivo pasa por la avenida de las Américas cada hora en punto y llega a la terminal a las y diez, es decir, diez minutos después de la salida de la mayoría de las líneas que salen, por ejemplo, a Posadas, que lo hacen en punto. Como al pasajero no le coincide el urbano con el interubano, hoy en día la única opción es tomar el anterior y bancarse 50 minutos en la terminal. Al llegar de Posadas u otros destino, otra vez tendrá una larga espera en la terminal para poder tomar el 5E. Esto ocurre con casi todos los barrios. 

Con la transferencia, ese usuario podría tomar el primer colectivo que vaya al centro desde ese barrio (Pasan tres unidades por Villa Barreyro cada hora: uno de la Línea 3B al 180 Viviendas, otro de la 8B al hospital y una de la 9 a Villa Martos); y al llegar al centro, bajar y combinar ya sea en la parada de Tarjeta Naranja o de San Martín y Córdoba con el primero que vaya a la terminal (pasan 7 líneas proveniente de distintos barrios en esa dirección cada hora), por lo que en 20 minutos estaría en su destino sin abonador dos boletos.

Esta opción sería el equivalente a que la 5E tuviese varias frecuencias por hora, pero sin agregar costos que impacten en la polinómica. Este ejemplo vale para todos los barrios tanto con la terminal como con el Samic, el Mercado Concentrador, los supermercados ubicados en la ruta 14, y otros sectores de la ciudad. 

 

 

Un comentario sobre “Sedoff pide saber por qué Capital del Monte no implementa el boleto de transferencia

Los comentarios están cerrados.