$29.160 de salario mínimo, vital y móvil: Por la inflación, el Gobierno adelanta la paritaria de los estatales nacionales

El acuerdo salarial de los empleados públicos se había firmado a fines de mayo y tenía cláusula de revisión a fin de año. El Ejecutivo resolvió reabrirla el mes próximo y puede haber aumento extra.
Luego de adelantar cinco meses el aumento para el salario mínimo, vital y móvil, que quedará en $29.160 en septiembre, en un intento de amortiguar el impacto de la alta inflación en el poder adquisitivo, el Gobierno reabrirá el mes próximo la paritaria de los empleados estatales nacionales.
La decisión se produce poco más de un mes después del acuerdo salarial que el Ejecutivo cerró con los gremios UPCN y ATE por el que se estableció un alza de 35% en seis tramos. Tenía cláusula de revisión en noviembre, donde las partes se sentarían a discutir un eventual incremento adicional según la evolución de los precios.
Pero la disparada de la inflación, que cerró el primer semestre en torno a 25% según las estimaciones de los analistas, obligó al Gobierno a abandonar la meta original prevista entre 2 o 3 puntos por encima de la meta de IPC del Presupuesto (29%) y a comenzar a convalidar paritarias de más de 40%.
Luego de que los bancarios consiguieron la primera reapertura y lograron un incremento total de 43,5% para este año (que llega al 45,1% con un adicional 2020) y el Gobierno fijó en 42% el alza para el servicio doméstico, distintos gremios comenzaron a presionar para reabrir la discusión.
Así los camioneros que lideran Hugo y Pablo Moyano cerraron el mayor acuerdo hasta el momento, con 45,5%, mientras los encargados de edificio también consiguieron una rediscusión adelantada y obtuvieron cifras similares.
Mientras Alimentación cerró la semana pasada su acuerdo anual en 42%, el Gobierno dictó la conciliación obligatoria en sanidad, dado que el gremio había lanzado un paro por falta de actualización salarial en esa actividad más que prioritaria en medio de la pandemia de coronavirus.
En ese contexto, los estatales nucleados en ATE y en UPCN reclamaron un camino similar de compensación contra los precios para agregarle unos 10 puntos a la paritaria cerrada a fines de mayo.
En una reunión que mantuvieron semanas atrás con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dirigentes de ATE Capital se llevaron el compromiso oficial de que habría una nueva negociación apenas terminara la ronda de paritarias pendientes de junio-julio y se resolviera la situación del salario mínimo.
Este martes, llegó la confirmación: el Estado y los empleados de la administración pública volverán a reunirse en paritaria el próximo 19 de agosto, tres meses antes de lo previsto de manera original. Así lo informó el titular de UPCN, Andrés Rodríguez, tras un encuentro que mantuvo con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.
En varias oportunidades, Cafiero, Moroni y otros funcionarios reafirmaron la apuesta oficial a que este año los salarios -que llevan 39 meses consecutivos de pérdida de poder adquisitivo- le ganen a los precios. “Se van a reabrir todas las paritarias que hagan falta”, aseguró días atrás el jefe de la cartera laboral.
El acuerdo firmado en mayo estableció un esquema escalonado de incrementos para la administración pública, repartido de la siguiente manera: 10% en junio, 5% en agosto, 5% en septiembre, 4% en diciembre, 6% en enero y 5% en febrero.
Las opciones que se barajan hacia la rediscusión pasan por, como sucedió con el salario mínimo, adelantar los tramos “más largos” y a la vez sumar un incremento extra, que puede darse como un bono o suma no remunerativa.
Aún con el incremento acordado, los salarios promedio de buena parte de los trabajadores del sector público no alcanzan los $50.000 mensuales, aunque muchos ganan por debajo del SMVyM.
Qué otros gremios reclaman una nueva discusión de salarios
La confirmación de la reapertura de las paritarias para los estatales pone presión sobre otras discusiones que cerraron por debajo del 40% en los meses previos y que, al fin del primer semestre ya quedaban detrás de la inflación acumulada. Entre los privados, se destacan los siguientes:
• Sector de la carne, lácteos y bebidas alcohólicas. Pactaron un incremento salarial de 30% en tres a cinco tramos. Las cláusulas de revisión están establecidas luego de octubre.
• Luz y Fuerza, rama nuclear. Cerró un alza escalonada de 29,5% para la rama de trabajadores en materia nuclear: 8% retroactivo a marzo, 4% en abril, 6% en mayo, 5,5% en julio y 6% en octubre.
• Gimnasios. Cerró una suba de 30% no remunerativo sobre los salarios de febrero, en tres cuotas iguales en marzo, junio y agosto.
• Informática. Acordó un alza de 30% en tres tramos para todas las categorías (mayo; agosto y noviembre).
• Gastronómicos. Con las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia es uno de los más afectados en su nivel de actividad. La paritaria está prácticamente suspendida desde 2020. Se acuerdan aumentos salariales extraordinarios sobre los sueldos básicos de convenio, con pase gradual a remunerativo. A mediados de junio, se acordó solo para personal que no se encuentre suspendido, una nueva “gratificación extraordinaria no remunerativa” de 5% en tres cuotas a pagar en septiembre, octubre y noviembre próximos sobre los básicos de junio.
• Sanidad. En abril terminó de cerrar la paritaria 2020, con un alza en torno a 36% en los básicos. La negociación quedó trunca y el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. El gremio reclama un alza de al menos 42%. Esta semana comenzaron a cobrar el bono de $6500 por tres meses prometido en abril pasado.
• Aceiteros. Tiene vigente un aumento de 25%. El gremio ya reclamó una reapertura urgente de las negociaciones con las cámaras empresarias, originalmente establecida para agosto.
• Químicos. La Federación de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas acordó un alza para marzo y abril pasados de 7% cada una, y una suma fija de entre $6528 a los $8890 según la categoría, que se pagó en el tercer mes del año. Ahora negocian un nuevo acuerdo paritario.
• Telefónicos. Las cámaras del sector y la Mesa de Unidad Sindical de las Telecomunicaciones, en el Ministerio de Trabajo llegaron a un principio de acuerdo para cerrar la paritaria 2020/2021 que consiste en incorporar de manera gradual 6% de aumento remunerativo desde mayo. Siguen las negociaciones por la suba de año.