“Con las exigencias del estado y encima pagar un sueldazo a un tarefero, la yerba en góndola debería estar $800”

Los planes sociales representan una competencia para los productores. Algunas familias puede cobrar mediante subsidios más de 50 mil pesos al mes y no quieren trabajar en blanco, para no perder estos beneficios del Estado, lo que complica conseguir mano de obra en las chacras para poder levantar las cosechas. 



“No estudien y no sean pavos, no se queden en la chacra, vayan y sean planeros, esa recomendación le vamos a dar a nuestros hijos”, manifestó el productor Cristian Klingbeil.

En Guaraní un colono puso un cartel “necesito gente para trabajar, se le anotaron 30, pero solo 5 podían trabajar en blanco, los que son solteros, que no tienen chicos, porque los que tienen un par de hijos, no se registran en blanco ni por casualidad”, contó. 

“Un tipo para que vos le convenzas que deje de cobrar planes y venga a laburar, tenés que pagarle el doble, por la misma plata (que cobran mediante planes), no te va a venir a trabajar, es una competencia totalmente desleal (el estado) donde no podemos laburar”, explicó y analizó que los planes deberían ser un complemento donde “si una familia necesita 70 mil para vivir, y el colono puede pagar 50, el resto que complete el estado”.

“Pero primero el laburo, la diferencia la complete el estado, no que el estado sea una competencia”, insistió, agregando que además el gobierno les hace cumplir muchas exigencias “y encima pagar un sueldazo a un tarefero, la yerba en góndola debería estar 800 pesos, sino, no hay colono que aguante semejante cantidad de gastos, porque no son inversiones, son gastos que se te agregan como baño instalado, casilla rodante, agua caliente y cuánta cosas que se agregan, y aparte termina la zafra y tenés demandas si o si… esto va a colapsar, vamos a ir cayendo todos porque nosotros tenemos que soportar sequías, robos, caminos intransitables, así es imposible”, finalizó.