Se podrían asfaltar 4 avenidas con el presupuesto del Concejo y la Defensoría del Pueblo

El próximo año la sociedad obereña volverá a elegir Defensor del Pueblo, organismo que comenzó a funcionar en 2017 y para muchos, no ha satisfecho las expectativas. La oficina a cargo de Patricia Nittmann se encarga de organizar reuniones para mediar problemas menores entre vecinos y el municipio o la CELO. 

Tampoco se podía esperar mucho de una dirigente que llegó a ese sillón gracias al propio intendente, es decir, los obereños la votaron para controlar a quien la puso en ese lugar. Vale recordar que su legitimidad sigue siendo cuestionada ya que sacó la mitad de los votos que su rival radical, Roberto Silverstone, pero la ley de lemas lo dejó afuera. No obstante, es justo recordar que, por lo bajo, Silverstone confesó sentirse aliviado ya que nunca quiso realmente ese puesto. 

El próximo año, la Defensoría del Pueblo tendrá un presupuesto de 5,2 millones de pesos, un 30% más que el de este año de 3,9 millones. Paralelamente, la sociedad elige 9 concejales cada 4 años, y la última vez le dio mayoría simple al intendente: 6 de 9 son oficialistas y dos son del PRO. 

En una comunidad pequeña y tan atrasada en cuanto a calidad de servicios (la energía y el agua se cortan con cada viento, calor o lluvia), cabe la pregunta de para qué sirve mantener un Concejo Deliberante cuyos temas tratados son mayormente triviales como un obelisco en el Km 0, pedidos de lomos de burro, declaraciones de interés, etc, o autorizar aumentos en la tarifa de transporte público y de impuestos, en lugar de bajarlos o eliminarlos para alentar la inversión bajar el enorme desempleo local. 

Cualquier vecino o presidente de comisión barrial elabora pedidos de este tipo o incluso proyectos mejores, y no cobra sueldos ni tienen secretarios o asesores a cargo. 

El próximo año el Concejo Deliberante dispondrá de un presupuesto de 35,7 millones de pesos para sus gastos de funcionamiento. Esto quiere decir que cada uno de los 9 ediles le cuesta a los contribuyentes casi 4 millones de pesos por año entre sueldos y gastos varios. 

La suma que se tragan ambos presupuestos: Concejo Deliberante y Defensoría del Pueblo equivalen al pavimentado de una avenida por año como la Gendamería Nacional asfaltada sobre empedrado recientemente, 4 avenidas en un mandato. 

Con los casi 41 millones que gastarán estos organismos en 2021, se podrían asfaltar las 14 cuadras de la avenida Don Bosco desde la ruta 5 hasta la avenida Beltrame, detrás del supermercado Austral. También podría pavimentarse con ese dinero la avenida Sapucay en su totalidad, o la Picada Vieja hasta el Obera Park: o la Berrondo desde avenida de los Inmigrantes hasta la ruta 5; o ex ruta 14 continuación de Beltrame hasta la ruta 103; o Picada Sargento Cabral, etc, etc.

Según pudo averiguar este medio, el costo por metro cuadrado de asfalto sobre tierra (incluye base) cuesta 3.700 pesos aproximadamente, por lo que 15 cuadras tienen un costo de 40 millones de pesos.