Amenazaron a un vecino y lo obligaron a saltar al río Uruguay donde murió

El Tribunal Penal Dos de Posadas empezó a juzgar este miércoles a dos hermanos de San Javier acusados de haber obligado a meterse al río Uruguay a un vecino, con el que uno de ellos tenía diferencias, y de provocar la tragedia que sobrevino: el deceso del muchacho.


Carlos Horacio y Miguel Ángel Machado están imputados del delito de “homicidio simple”. Si los hallan culpables de ese delito recibirán penas de entre 8 y 25 años de cárcel. En la primera audiencia del proceso, ambos se abstuvieron de declarar ante los camaristas César Yaya (presidente del TP), Carlos Jorge Giménez y Augusto Gregorio Busse.

Declararon nueve testigos, entre ellos policías que trabajaron en la investigación, un efectivo de la Prefectura que intervino en el rescate del cadáver de la víctima y el padre y un hermano del fallecido, que se llamaba Jhonatan José Machado (21). Tiene el mismo apellido, pero no es pariente de los acusados.

El padre del fallecido aseguró no estar al tanto del encono entre Miguel Machado y su hijo. Es más dijo: “Nunca supe por qué le hicieron eso”.

Este jueves declararán unos jóvenes que acompañaban a la víctima cuando empezó el incidente que terminó en tragedia.

En la Fiscalía interviene Gisela Casafús de Castro. Reemplaza en esa función a su colega Martín Rau (el fiscal original del Tribunal), quien se apartó argumentando que para él no se había tratado de un homicidio y que los imputados no debían ser juzgados por ese delito.

El hecho en cuestión sucedió el 4 de enero de 2018, alrededor de las 13.30, en una playa no habilitada conocida como “Yacaré”, ubicada a la altura del kilómetro 962 del río Uruguay, donde se cruzan la costanera de San Javier y la calle Lavalle. Hasta allí había llegado Jhonatan, quien estaba sentado sobre una piedra con unos conocidos cuando aparecieron los hermanos. Miguel con un machete en la mano y Carlos con una gomera. Como tenía enemistad con el primero, los Machado lo obligaron a lanzarse al agua, sino lo iban a “cortar”, le advirtieron. Incluso el que tenía la gomera le lanzó varios proyectiles.

Jhonatan hizo unos 100 metros río abajo. No podía volver por la agresividad de los hermanos. Entonces se encontró con un remolino de agua, cuando ya estaba muy cansado de nadar. Desapareció de la superficie unos segundos y emergió nuevamente. Poco después, se hundió y nadie volvió a verlo. Hasta el día siguiente, cuando lo encontraron ahogado.

Los Machado terminaron presos y ahora están en el banquillo de los acusados. Los asiste legalmente el defensor oficial Marcelo Ozuna. Los alegatos y la sentencia están previstos para el viernes.

Noticias del Seis