Té, yerba y ahora diseña una cosechadora de tabaco

Pocas empresas en Misiones conjugan conocimiento, ingenio y mucho trabajo, con la búsqueda de soluciones a la realidad productiva de la provincia, el país y también el resto del mundo como Lory.

La firma obereña, nacida hace 40 años, se consolidó en el diseño de cosechadoras de té, que exportó a países como Ecuador y Kenia. Pero también “inventó” la cosechadora de yerba mate, cuya producción en serie y comercialización se está consolidando: ya tiene 40 máquinas vendidas en Misiones y Corrientes.

Ahora David Lory, el ingeniero electromecánico de tan sólo 28 años que es una de los impulsores de estas innovaciones, reveló que está trabajando en la cosechadora de tabaco.

Un invento que podría cambiar la historia productiva de la provincia, teniendo en cuenta la índole sacrificada de esta actividad que le da trabajo a miles de familias en Misiones y otras provincias.

En una entrevista con el diario El Territorio, Lory reveló que están trabajando en el desarrollo de esta nueva cosechadora, que podría lanzarse a la venta el año próximo.

“Al incorporar la cosechadora de yerba mate, eso nos hizo ver que también podemos hacer una cosechadora de tabaco, con la que todavía estamos en proceso de pruebas. Esperamos este año mejorarla y lanzarla a la venta el año próximo”, explicó David.

David es la cara visible de Lory, una empresa familiar que tiene como gerente general a su papá Jorge y a su mamá Silvia a cargo de la contabilidad y las finanzas. Junto a ellos, un pequeño equipo de colaboradores -varios muy jóvenes- con ganas de encarar siempre nuevos desafíos.

“La máquina es similar a la cosechadora de té, se usa un tractor y se modifica. Tiene un implemento que se puede adaptar, que justamente corta el tabaco, lo transporta por una cinta y lo descarga en una tolva atrás Y después de ahí se tiene que descargar en un acoplado donde el tabaco es colgado”, señaló.

“Lo que hace (la máquina) es ahorrar el trabajo de cosechar manualmente, como se hace en la actualidad. El corte de las plantas es lo que tuvimos que trabajar, para no dañar las hojas, nos está costando pulir esos detalles, para que la máquina no dañe las hojas. Se hicieron las pruebas de invierno que se hizo un lote experimental y bueno, ahora se mejoró bastante el trabajo”, detalló.

La empresa y su contexto

Si Lory estuviera en un país como los Estados Unidos o Italia, desarrollando inventos que tienen una gran aceptación en la industria y la producción, ya sería una compañía con acceso a millones de dólares de inversores privados y estaría por salir a cotizar en la Bolsa en una IPO (Oferta Pública Inicial).

Pero Lory está en la Argentina, un país donde algunos colonos que viven a minutos de la coqueta sede que la firma tiene en Don Bosco 489 de Oberá (a menos de 1.000 metros del Parque de las Naciones), tienen que cruzar a Brasil a comprar tractores usados en forma irregular por la enorme diferencia de precios que hay entre ambas orillas.

(Economís)