Cavallo propuso encarar un nuevo plan de convertibilidad para salir de la estanflación

ECONOMÍA. El ex ministro de Economía participó de una videoconferencia en la que analizó la situación económica actual. Propuso encarar un nuevo plan de convertibilidad y advirtió que si el Gobierno no encara una reforma bien diseñada el país seguirá en estado de estanflación, es decir, recesión con inflación. 

En una videoconferencia a través de la plataforma Zoom organizada por la Fundación Humboldt bajo el título “Políticas económicas para salir de la crisis y volver a crecer”, el ex ministro de Economía de los Gobiernos de Carlos Menem (1989-1999) y Fernando De la Rúa (1999-2001), Domingo Cavallo, disertó sobre la crisis económica que atraviesa el país en medio de la pandemia de coronavirus y planteó ir hacía “un sistema bimonetario donde una moneda puede ser el dólar o el euro”.

El economista y mentor del plan de convertibilidad de 1991 dio cuenta de las dificultades que genera la inflación para una economía y en ese marco destacó que no se puede superar la crisis actual si no se consigue tener una moneda sana y crédito público. “Son ingredientes imprescindibles para salir de la estanflación”, según indicó.

“La idea central de la solución que propongo es que se necesita crear un sistema monetario que le asegure a los argentinos que tienen moneda sana. Y por supuesto eso se logra si al mismo tiempo se es capaz de inspirar confianza como para recrear crédito público en esa moneda”, planteó el ex funcionario.

Según consideró en base a la historia que tiene Argentina, la única forma de pasar a tener moneda sana y reconstruir el crédito del sector público y privado, es permitiendo que se utilice el dólar o cualquier otra moneda extranjera como moneda de curso legal y que además se permita también el uso de la moneda nacional pero “haciendo que el peso sea totalmente convertible”.

En ese sentido, aclaró: “No que tenga una paridad fija con el dólar sino que no haya ninguna restricción para que la gente pueda pasar al del peso al dólar o cualquier moneda sin restricciones”.

La idea central de la solución que propongo es que se necesita crear un sistema monetario que le aseguré a los argentinos que tienen moneda sana. Y por supuesto eso se logra si al mismo tiempo se es capaz de inspirar confianza como para recrear crédito público en esa moneda
Para Cavallo, un gobierno que se sujeta a la obligación de hacer que su moneda sea convertible y compita con otras monedas es un gobierno que se impone las disciplinas necesarias para recrear el crédito público.

“Es una forma de que la gente se convenza de que un gobierno está empeñado en crear una moneda propia sana y permitir que se pueda utilizar cualquier moneda alternativa, que haya libre elección de la moneda por parte de la gente, eso implica que el gobierno se impone disciplinas que van a generar confianza. Aunque no se puede hacer de manera tecnocrática”, afirmó.

En tanto, advirtió que la idea “puede fracasar de entrada porque un cambio semejante tiene que ser parte de un programa de reforma integral de las reglas de juego de la economía, como fue en 1991 cuando lanzamos el Plan de Convertibilidad”.

Cavallo planteó que si no se introduce y se facilita flexibilidad para el funcionamiento de la economía va a ser muy difícil salir de la situación actual y recuperar el nivel de actividad económica que había antes de la pandemia. (Martín Rosenzveig)
Durante la videoconfencia, Cavallo aseguró que el plan de convertibilidad de 1991 fue parte de una organización general de la economía. Sostuvo que con posterioridad se puso en marcha un programa de privatizaciones muy ambicioso y que las privatizaciones previas a la convertibilidad fueron imperfectas. “Toda reforma y todas las medidas que se adoptan en la economía se pueden ejecutar mejor en un clima de estabilidad que cuando todavía hay inflación”, aseguró.

En esa línea, indicó que no solo las privatizaciones fueron la forma de eliminar el déficit fiscal. “El otro gran cambio junto con la convertibilidad fue la apertura de la economía. Se eliminaron las retenciones al agro y los aranceles a los bienes de capital. Se eliminaron las restricciones a las importaciones y se avanzó hacia la apertura de la economía. Se eliminó una gran cantidad de impuestos que eran muy ineficientes como los impuestos a las transacciones. Se sancionó también el decreto de desregulación. Todo eso generó una reorganización de la economía que permitió cambiar las expectativas”, detalló.

La propuesta de Cavallo para sortear la crisis

Según el ex presidente del Banco Central hay que volver a replantear integralmente las reglas de juego. “Yo destaco este aspecto de la creación de una moneda sana y la recreación de crédito publico porque obviamente es clave para sacar al país de la estanflación. Pero por si solo eso tampoco resolvería el problema. Hay que eliminar todas las retenciones a las exportaciones. También hay que bajar los aranceles y las retenciones cuantitativas a todos los insumos importados y bienes de capital que son claves para que las empresas de exportación puedan desarrollar su actividad de formar competitiva con los mercados del exterior o en competencias con las importaciones”, planteó.

Cavallo añadió que es imprescindible simplificar las normas impositivas y laborales particularmente para las nuevas empresas y las pymes de tal forma de liberar el espíritu emprendedor y la capacidad de desarrollar empresas.

En ese punto, consideró que el gobierno actual no parece tener esas ideas y estar dispuesto a moverse en ese rumbo. “El gobierno de (Mauricio) Macri tenía por lo menos las intenciones y señalaba ese rumbo. Ahora estamos frente a un gobierno que prácticamente predica lo contrario”, aseguró.

En otro tramo de su exposición dijo que Alberto Fernández “no debería cometer el tipo de errores de la última semana”. “Lo de Vicentin es un despropósito total que induce a pensar que el Gobierno tiende a estatizar sectores de la economía que son típicos del sector privado. Insinúa una falta de respeto al derecho de propiedad y el respeto a las leyes”, planteó.

Yo destaco este aspecto de la creación de una moneda sana y la recreación de crédito publico porque obviamente es clave para sacar al país de la estanflación. Pero por si solo eso tampoco resolvería el problema. Hay que eliminar todas las retenciones a las exportaciones.
Asimismo, planteó que si no se introduce y se facilita flexibilidad para el funcionamiento de la economía va a ser muy difícil salir de la situación actual y recuperar el nivel de actividad económica que había antes de la pandemia. “Va a ser muy difícil salir de la estanflación”, enfatizó.

Alertó que cuando se empiece a normalizar la economía, dada la emisión monetaria para este periodo, va a haber un proceso de aceleración inflacionaria. “Va a ser el sinceramiento de los precios relativos y del nivel general de precios que se va a producir inexorablemente, indicó.

“Si el Gobierno no pierde su poder político, lo más probable es que si no encara un reformar bien diseñada y bien hecha de las reglas de juego de la economía, lo que siga ocurriendo es que seguiríamos en estanflación con niveles más altos de inflación y con un clima de recesión bastante prolongado”, concluyó.

 

Infobae