Encuesta: el 90% votó por mantener el horario de corrido

OBERÁ. El debate comenzó en las últimas semanas tras casi dos meses de implementarse el horario comercial de corrido a raíz de la pandemia. Inicialmente fue de 7.30 a 15 y ahora hasta las 17, forjando lentamente un cambio de idiosincrasia en la población respecto al horario de siesta. Antes, pasada las 12 horas el movimiento comercial y de personas se veía considerablemente reducido y entre las 13 y las 15.30, las calles se volvían desérticas. En las últimas semanas se observa una mayor circulación peatonal y de vehículos entre las 13 y las 15.    

Por iniciativa personal del abogado Francisco Kempski, comenzó una encuesta digital bajo la premisa de sostener el horario comercial de corrido una vez finalizada la cuarentena, argumentando que beneficios tales como reducir costos de movilidad para empleados y propietarios, como así también para los clientes particularmente de localidades vecinas que llegan diariamente a comprar o consumir servicios y hasta hace dos meses, sabían que a las 12 del mediodía cerraba todo y debían esperar hasta la tarde. 

El tema fue puesto en discusión incluso por el propio intendente Carlos Fernández quien, en conferencia de prensa, dijo “Se aplica en Encarnación y Santa Rosa, tenemos que buscar una adecuación”.


Los resultados concretos de la encuesta arrojaron el mismo resultado que la hecha en Posadas donde también se plantea mantener el horario de corrido.

Según informó Kempski, sobre la base de 624 personas encuestadas, las conclusiones son:



1- El 90% está a favor del horario extendido, resaltando los beneficios desde el punto social como tener más tiempo para compartir con la familia, poder dedicar tiempo al estudio y formación, dedicarse a proyectos personales y laborales.
Desde el punto económico evitar el doble gasto de traslado.
Desde el punto de salud y emocional, se reduce el stress, la gente es más feliz.

2- El rango etario fue de 45% de 21 a 35 años, y el 48,6% de 35 a 60 años y el porcentaje restante mayores de 60 años.

3- El 50% de la población obereña tiene una edad de 18 a 35 años, lo cual representa una población joven y un cambio generacional que pide adaptarse a los nuevos cambios del mundo.

4- Su implementación debe adecuarse a las distintas modalidades de trabajo y analizando cada rubro en particular. No hay impedimentos legales para su implementación