Fiesta de la Cerveza: Dejaron afuera a una candidata a reina por ser mamá

ALEM. La previa de la 43º edición de la celebración provincial de la afamada bebida trajo un episodio que “mareó” a una de las candidatas, Dalma Sosa, a la que los organizadores incluso habían posteado su cálido y bello rostro en instagram, pero a la que quitaron por tratarse de una madre y tras las protestas de los familiares y amigos de esta joven de Alem terminaron por aceptarla.

“Me sacaron por tener una nena, al principio no caía, luego me pidieron disculpas y ahí empecé a llorar porque me sentí discriminada. No le encontraba la razón a que se tuvieran que juntar a deliberar si podía particar solo por ser madre”, expresó a nuestro medio la candidata a reina de la Cerveza.

DE LA DESAZÓN…

“¿Como estás? Te tengo una mala noticia”, comenzó a leer conteniendo el aliento la joven misionera. El mensaje de la red social le informaba esto: “Para la preselección habíamos obviado el reglamento, y una persona que integra la Comisión de reinas nos dijo que no podés participar debido a que tenés una hija”.

En esos días, los Centro Cultural Germano Argentino se juntaban para releer, con la ficha de Dalma archivada y su sonrisa angelical prohibida. Pero habían prometido que tanto la Comisión Organizadora como la Comisión de Reinas iban a seguir estudiando sus chances.

Cabe destacar que el 12 de octubre se hizo la convocatoria con un afiche que circulaba por internet y en la prensa. E invitaba “a participar” enviando estos datos (nombre apellido, DNI, ciudad, 3 fotos -rostro, cuerpo entero y medio cuerpo-, teléfono), con el requisito de “tener 18 años o más”.

A LA ESPERANZA…

El sueño primaveral tiene tiempo aún hasta el 29 de octubre para las inscripciones. El refrán dice que “la esperanza es lo último que se pierde”. Mientras jugaba con su hija Valentina de un año y tres meses, y los comentarios en las redes empezaban a inclinar la balanza, Dalma (candidata 5), incluso eliminada de la foto de las que se postulaban, recibiría nuevamente un aviso pero para informarle que podría seguir.

Su figura no es la habitual de la chica rubia de ojos claros, muy altas y de genética europea, sino la de una morocha con ojos del tiempo, de sangre guaraní, madre joven y soñadora.

“Estoy para cambiar el estereotipo y creo que también hay posibilidades de ganar para este estereotipo”, se recompuso con una entereza espiritual que no sabe de rencores pero sí de un mal trago, de esos en que lo que sube no es la espuma sino la bronca. (Por: Gabriel López – Alem News)