Hugo Silva en huelga de hambre para que lo liberen, acamparán frente a la comisaría en protesta

OBERA. El dirigente tarefero y barrial Hugo Silva, detenido en la Seccional Cuarta por orden de la Jueza Alba Kuzmann de Gauchat bajo la figura de instigar a la toma de tierras; inició una huelga de hambre aduciendo que es un “preso político” y responsabiliza tanto a la magistrada como a las autoridades municipales por lo que le pueda pasar con esta medida de fuerza. A su vez, quienes tomaron tierras tras su convocatoria mediante un audio de Whatsapp (que lo incrimina como incitador); realizarán una asamblea para definir medidas a tomar, entre ellas acampar sobre la avenida Picada Vieja, frente a la seccional cuarta donde se aloja Silva.

 

Por supuesto, el tarefero repite lo que dicen sus abogados. Un preso político es aquel privado de su libertad por las ideas; Silva está detenido por incitar a un delito y a criterio de la justicia, por peligrar la investigación en caso de ser excarcelado.

 

Eduardo Hadad, abogado de Silva presentó un recurso en la justicia que fue rechazado y derivó en una apelación ante la Cámara en Posadas. Para Hadad, las tierras no “tenían cartel de propiedad privada” y había basura, por lo que esto a su criterio justifica la usurpación aún violando los artículos constitucionales que protegen la propiedad privada. En medios radiales, el letrado manifestó que solo una propietaria se presentó y con apenas un boleto de compra venta, lo que es falso, pues son ya cinco los dueños y en el caso del gatronómico Carlos Larré, no solo aportó copia del título de las tierras, si no además hasta recibos de impuestos al día.

Paralelamente, el abogado de Derechos Humanos y ex candidato a Defensor del Pueblo por el PAyS, Partido Agrario y Social (que también quedó pegado al asunto por el diputado Martín Sereno) Ramón Enriquez difundió una carta abierta manifestando su preocupación por la detención de Hugo Silva, a quien considera “preso político”.

Además asegura que técnicamente no usurparon tierras, pues no hubo “despojo” (desplazar a quien ocupa el espacio físico) porque nadie habitaba la tierra intrusada, por lo que ven al pedido de desalojo que hacen los propietarios como ilegítimo y a la jueza que interviene, Alba Kuzmann de Gauchat, sin herramientas jurídicas para dar la orden al tiempo que califica de insólito tener al cabecilla de usurpaciones. Para el letrado que aspiraba ocupar el cargo que finalmente quedó en poder de Patricia Nittmann; la justicia quiere enviar un mensaje de adoctrinamiento a los sectores vulnerables que quieran manifestarse, así sea tomando tierras públicas o privadas y consideró que si existen propietarios, no basta con que exhiban un boleto de compra y venta, si no que deben demostrar posesión mediante el título porque se tratan de tierras desocupadas, sin habitantes.

Estos continúan pidiendo a la jueza que interviente, Alba Kuzmann de Gauchat que se libere la orden de desalojo o iniciarán un jury.