OBERA. Tal como estaba previsto, desde las 8.30 se lleva adelante en el Salón de Usos Múltiples de la Unidad Regional II de Policía, el juicio por uno de los crímenes que más conmocionó a los misioneros.

El Tribunal Penal de Oberá está integrado por Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero. Por el hecho ocurrido el 25 de mayo de 2014 donde atacaron al empresario maderero Oscar Knack (43), su esposa Graciela Mabel Mojsiuk (42) y sus hijos Cristian (25) y Bianca (12) están acusados el ex prefecturiano Pablo Paz (51), Juan Ramón Godoy (44) y Marcial Alegre (45). Carlos “Nano” Knack fue el único sobreviviente de la masacre. La banda se llevó 460 mil pesos, según lo que se estableció en la instrucción de la causa. Fueron citados 105 testigos. Se estima que las jornadas se extenderán hasta fines de noviembre.

El debate oral y público comenzó con la lectura del auto de elevación a juicio.

 

 

La tarde noche del 25 de mayo del 2014, Carlos Knack (43), su esposa  Graciela Mojfiuk (42), y sus hijos Cristian (20) y Bianca (12) fueron asaltados, tortuaros, maniatados y quemados por delincuentes que ingresaron a su vivienda ubicada en la hasta ese entonces tranquila localidad de Panambí.

Esa noche, Oscar pidió ayuda, con la piel quemada y sin pelos acudió a unos vecinos que no lo reconocieron. La hija Bianca de 12 años, contó cuando era llevada al Samic que la banda estaba conformada por cuatro personas encapuchadas que llevaban armas grandes, le pidieron plata al padre, los golpearon y prendieron fuego.
Bianca, Oscar y Graciela murieron entre el 26 y el 27 de mayo. Cristian el 30 de junio en el hospital Madariaga.

La jueza de Instrucción 1 de la Segunda Circunscripción Judicial con sede en Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, dictó la prisión preventiva para ex prefecturiano Pablo Paz (51), Juan Ramón Godoy (44) y Marcial Alegre (45), imputados por el delito de “cuádruple homicidio calificado”, en tanto el suboficial del Ejército Rubén Orlando Bueno (51) fue beneficiado con la excarcelación pero sigue supeditado a la causa.

Entre los elementos que complican la situación de los imputados se encuentra el informe de la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas, en el que detalla las llamadas y mensajes de textos que los sospechosos del ataque a la familia Knack realizaron horas antes del hecho. Confirma que los detenidos Pablo Paz, Juan Antonio Godoy y Marcial Alegre se comunicaron para concretar el “trabajo” que ya habían planificado tiempo atrás.