ECONOMIA. A días de las elecciones y con las encuestas arrojando números favorables al kirchnerismo, aumenta la demanda de la moneda extranjera, resguardo histórico de los argentinos cuando olfatean una crisis mayor, que ya la tasa de interés no puede contener por si solo. El Central sumó este martes su cuarta participación en el mercado de divisas con la finalidad de frenar el avance del dólar que empezó la jornada muy demandado por los inversores, que buscan cobertura antes de los resultados electorales del próximo domingo.

Con su primera participación, la de mayor volumen al liquidar por US$ 305 millones, el Central logró bajar el dólar que ese día llegó a los $ 18,01 para la venta. Hoy, nuevamente, la entidad de control, intentó mantener la cotización de la divisa estadounidense por debajo de los $18.

La divida estadounidense quedó en $ 17,97 para la venta al público y $ 17,72 en el segmento mayorista.