MISIONES.Así lo señaló el ministro de Desarrollo Social, Lisandro Benmaor, quien como ejemplo tomó el caso de España, que tiene un índice de 2% lo que “despierta mucha preocupación si nos ponemos a comparar pero también nos indica que hay mucho para hacer y por eso trabajamos para implementar una estrategia y ver cómo encarar el problema”. Además, remarcó que el porcentaje no ha aumentado en la provincia, aunque “la cifra en las últimas décadas viene firme, sin disminuir”. 

En ese sentido, resaltó el trabajo en conjunto que se lleva adelante con el ministro de Salud, Walter Villalba y la ministra de Educación, Ivonne Aquino, para la puesta en marcha de acciones que tienen componentes sociales “fundamentales” para recorrer los municipios casa por casa “y conocer la situación de las mujeres que están más vulnerables, para la contención y prevención”.

También se refirió al embarazo infantil afirmando que “una nena de 9, 10, 11 o 12 años que espera un hijo, nos habla de una situación de violación, abuso o incesto. Debemos tener cuidado porque las causas son diferentes a los casos de las adolescentes. Hay que hacer un correcto abordaje y tratamiento”.

A su vez, recalcó que en las localidades que limitan con Brasil el flagelo es mayor. “En Guaraní uno de cada tres embarazos es adolescente cuando la media provincial es uno cada cuatro. Hay municipios en los cuales el tema está más complicado que en otros”, detalló.

Por último, advirtió que “una menor de 14 años embarazada tiene el triple de riesgo de mortalidad materna que una mujer adulta”.