Massa acordó un tope del 4% en el precio de las naftas: prometió acceso a dólares y beneficios impositivos


Este lunes, el equipo económico se reunió con referentes de las principales compañías para mantener un techo de gastos entre diciembre y marzo.
En un intento por contener la acelerada suba de precios de los últimos meses, el Gobierno incorporó dentro del programa de Precios Justos a los combustibles y pondrá un tope para contener los costos de las naftas. A cambio, les garantizó a las petroleras acceso a dólares para importar insumos y aplazó temporalmente el impuesto a los combustibles. Si bien estiman que el acuerdo generará previsibilidad dentro del sector, admiten que la incidencia en la inflación general será menor a un punto por mes.

Este lunes al mediodía, el Gobierno cerró un acuerdo con los referentes de las principales petroleras del país –YPF, Shell, Trafigura, Axion- para establecer un techo a los aumentos que podrán aplicar entre diciembre y marzo. En concreto, en los primeros tres meses, las petroleras podrán subir sus precios un 4% mientras que en el tercer mes del año próximo podrán hacerlo en un 3,8%.

La firma del acuerdo, en realidad, fue una formalidad porque se venía trabajando desde hacía varios días y, a cambio de cerrar la negociación para fijar esos topes de aumento, el Gobierno les garantizó a las petroleras que tendrían acceso a dólares para conseguir a insumos como lubricantes.

Además, prometió que se postergará la actualización del impuesto a los combustibles, que debía ajustarse en enero y que ahora no sufrirá modificaciones al menos hasta marzo. De esta manera, en el Gobierno defienden que no habría riesgo de desabastecimiento, especialmente en enero y febrero, meses de gran importancia para el agro. Por otra parte, la secretaría de Comercio pactó que serán los trabajadores de las estaciones de servicio los encargados de controlar el cumplimiento del programa de Precios Justos.

En el Palacio de Hacienda repiten que el objetivo del programa es brindar mayor previsibilidad para los próximos cuatro meses y aseguran que este plan de topes de precio no impactará en la rentabilidad de las petroleras ni en el abastecimiento de los surtidores.

El objetivo de contener la inflación
Lo cierto es que el objetivo del equipo económico es contener la acelerada inflación de los últimos meses y conseguir que el IPC que difunde mensualmente el INDEC se ubique en un 5%, de manera de que se cumpla en 2023 la proyección del 60% que se estableció en el Presupuesto, especialmente en diciembre, un mes donde el nivel de precios suele ser alto y de cara al 2023, cuando se dé inicio al próximo año electoral.

En el rubro de Transporte –según el organismo estadístico que comanda Marco Lavagna- se acumuló en octubre una suba del 4,5% y del 77,9% en la medición interanual, en parte explicado por los ajustes de precio sobre los combustibles.

Con el acuerdo con las petroleras cerrado, en el Gobierno estiman que la suba del 4% en el precio de las naftas tendrá un impacto del 0,24% en la inflación general mensual.