Salarios subieron 4,6% en agosto pero volvieron a perder contra la inflación

De acuerdo al informe que elabora la Secretaría de Seguridad Social, los ingresos de los trabajadores registrados volvieron a perder la carrera contra la suba de precios del octavo mes del año y por una mayor diferencia que en julio.
Los sueldos registrados se actualizaron 4,6% en agosto según el índice RIPTE, que se define como la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que perciben los trabajadores que se encuentran bajo relación de dependencia y que han sido declarados en forma continua durante los últimos 13 meses. De esa manera, los salarios volvieron a perder contra la inflación en agosto, que fue de 7% en el mismo mes, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

De acuerdo al informe que elabora la Secretaría de Seguridad Social y que sigue la evolución de los salarios del sector formal, los ingresos de los trabajadores registrados volvieron a perder la carrera contra la suba de precios del octavo mes del año y por una mayor diferencia que en julio.El índice arrojó una suba de los salarios del sector público y privado de solo 4,6%, unos 2,4 puntos menos en relación al 7% de la inflación de agosto.


Cabe destacar que el INDEC dará a conocer el índice de salarios de agosto el próximo 31 de octubre. En tanto, informó en septiembre que el índice de salarios se incrementó 5,5% mensual en julio y 68,7% interanual. De esa manera, los sueldos volvieron a quedar debajo de la inflación de ese mes, que fue de 7,4%, de acuerdo con la medición del organismo oficial.

Para de Mendiguren, los salarios podrán recuperarse cuando baje la inflación
El secretario de Industria, José de Mendiguren, consideró que para recuperar el poder adquisitivo del salario es necesario bajar la inflación, aunque admitió que ese «es un camino difícil».

«El gran tema hoy es poder bajar la inflación porque hay que preservar el poder adquisitivo del salario. Esa es una decisión política. Acá la primera variable de ajuste siempre ha sido el salario de los trabajadores. Ya se probó con ese método y los resultados están a la vista, si bien algunos insisten con eso», reconoció el funcionario.

Para de Mendiguren, si el salario pierde poder adquisitivo, «no hay mercado, eso es como discutir la ley de gravedad. Al que trabaja no le alcanza el sueldo y eso es consecuencia de la inflación».

También, advirtió que «hace unos meses muchos sectores actualizaron sus precios teniendo en cuenta la catástrofe que supuestamente iba a suceder. Nada de eso ocurrió y, sin embargo, muchos precios quedaron fijados en valores altos» con el consiguiente impacto en la inflación y en el poder adquisitivo de los trabajadores.

De Mendiguren destacó que desde el Ministerio de Economía se han «resuelto la falta de dólares y muchos otros problemas, pero queda como asignatura pendiente el tema de los precios y la inflación».

«Creo que este Gobierno enfrenta los problemas, no los esquiva. Esto excede a un ministro. Hoy muchos sectores dan cátedra pero ninguno de los que habla tuvo éxito contra la inflación, más bien todo lo contrario», añadió, en declaraciones al programa «Sin relato» de AM 990.

En tanto, el titular de Trabajo, Claudio Moroni, dijo el miércoles en el Congreso que la tasa de desempleo registrado «puede seguir bajando», luego de llegar a 6,9%, «una de las más bajas de las que se han medido»; y aseguró que la «Argentina es uno de los países que menos salario perdió en la región y el mundo» tras la pandemia y de la invasión de Rusia a Ucrania.

«Hoy tenemos uno de los niveles de actividad más altos y una tasa de desempleo más bajas de las que se han medido: 47,9 y 6,9, respectivamente; y creemos que puede seguir bajando», aseguró.

Pese a venir de «una recesión de dos años, la pandemia y la guerra en Ucrania», destacó que «Argentina es uno de los países que menos salario perdió en la región y en el mundo.

«Estamos con problema de inflación severos; si analizamos los números fuera de contexto, el mundo perdió entre 10 y 12 puntos de ingresos reales, mientras que la Argentina perdió tres; y perdimos muy poco empleo», aseguró.