A menos de 20 días de las elecciones, Lula sigue al frente de las encuestas en Brasil

A menos de 20 días de las elecciones presidenciales en Brasil, una nueva encuesta plantea que se achica la distancia entre el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario, Jair Bolsonaro.

La empresa Quaest divulgó un sondeo de opinión pública que muestra a Lula con un 42 por ciento de intención de voto contra el 34 por ciento de Bolsonaro. Metidos de lleno en las últimas jornadas de campaña, el presidente brasileño buscó hacerle un guiño al electorado evangelista al afirmar que su rival desea implementar la ideología de género en las escuelas, mientras que Lula cuestionó el rol en el que Bolsonaro colocó a las Fuerzas Armadas, aclarando que los militares deben ocuparse de asuntos importantes para el pueblo como la defensa territorial y la seguridad fronteriza.

¿Qué dicen los últimos sondeos?

En relación a los datos que exhibió la consultora Quaest la semana pasada Lula bajó dos puntos, del 44 al actual 42 por ciento, mientras que Bolsonaro se mantiene en torno al 34 por ciento. El martes se había divulgado otra encuesta, de la empresa Ipec (ex Ibope), según la cual el líder de izquierda obtendría el 46 por ciento de los votos en la primera vuelta del dos de octubre, mientras que Bolsonaro sacaría un 31 por ciento.

En una eventual segunda vuelta, según Ipec, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) ganaría por un 53 por ciento ante el 36 por ciento del mandatario ultraderechista. El lunes, el Instituto FSB mostró otros números más alineados con la medición Quaest, ya que según este relevamiento la intención de voto de Lula para la primera vuelta es de 41 por ciento y la de Bolsonaro del 35 por ciento.

Lula plantea un nuevo Ejército

En plena campaña, el expresidente brasileño llamó este miércoles a una reformulación del rol de las Fuerzas Armadas. “Vamos a tener que controlar correctamente la lucha contra el narcotráfico, el tráfico de armas, las fronteras secas y los casi ocho mil kilómetros de frontera marítima, además de nuestro territorio. Posiblemente con eso vamos a ocupar a nuestras Fuerzas Armadas con cosas más dignas, más serias y necesarias para el pueblo brasileño”, afirmó Lula en un acto en San Pablo.

El ministerio de Defensa viene insistiendo ante el tribunal electoral para incluir a técnicos de las Fuerzas Armadas en una suerte de escrutinio paralelo de la elección del dos de octubre, algo inédito, para verificar la seguridad de las urnas electrónicas. Bolsonaro, excapitán del Ejército que negoció su desvinculación de la fuerza por indisciplina, lleva como compañero de fórmula al general retirado Walter Braga Netto, quien forma parte del contingente de seis mil militares diseminados por esta gestión en la administración pública y en empresas estatales.