La inflación en Brasil acumuló 4,4% en 2022; en Argentina 56,4%

Nuevamente la inflación en Brasil vuelve a ser noticia y esta vez en sentido positivo, pues el dato correspondiente a agosto marca un descenso del 0,36%, por lo que la inflación acumulada en el año 2022 alcanza al 4,4 por ciento, y una interanual del 8,73 por ciento desde agosto del año pasado. 

Paralelamente, de este lado del río Uruguay, la inflación de agosto en Argentina fue del 7% y acumula una suba de 56,4% en 2022, la peor cifra en 30 años. En tanto, la inflación interanual (de los últimos 12 meses) llega al 78,5%.

 

En Brasil

De esta manera se repite la tendencia decreciente que se registró en julio y le permite pasar de una variación anual del 10,07% en ese mes al 8,73 por ciento. Para los analistas, estas dos reducciones consecutivas son el resultado del abaratamiento de los precios de los combustibles y del gas de uso domiciliario.

El presidente, Jair Bolsonaro, impulsó una ley que redujo el impuesto que los grava y designó una nueva dirección en la empresa estatal petrolera Petrobras, que adoptó una nueva política de precios, por la cual la nafta cayó más del 10%.

De los nueve grandes grupos analizados por el IBGE, dos registraron deflación: Transportes (-3,37 %) y Comunicación (-1,10 %), mientras que subió el resto de los grupos, entre ellos alimentos y bebidas (0,24 %) y vivienda (1,69 %).

En paralelo, el Banco Central dispuso a lo largo del año fuertes subas de las tasas de interés de referencia, que hoy están en el 13,75 % anual, su nivel más alto desde 2016, pero incluso este nivel podría ser superado en breve, ya que la autoridad monetaria ha dado señales de que podrían subirla hasta el 14 % en su próxima reunión.

Para este año, el Banco Central había impuesto una meta de inflación del 3,50% con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales, aunque ya ha admitido que la misma no podrá ser cumplida. En tal sentido, las estimaciones del consenso de economistas coinciden en que se cerrará con una tasa de inflación del 6,6%, es decir medio punto por debajo del 7,1% previsto hace cuatro semanas.

La disminución de los precios en Brasil convierte al país en una excepción regional, en particular si se lo compara con Chile y Uruguay y más que nada con Argentina.

La inflación de los países vecinos
La inflación anual de Chile se aceleró más de lo esperado al nivel más alto desde 1992, pocos días después de que el Banco Central sorprendiera a los inversores con un aumento de la tasa de interés mayor a lo esperado.

Los precios al consumidor subieron un 14,1% en agosto en términos interanuales, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas, debido a que la inflación mensual se situó en el 1,2%, es decir por encima del pronóstico promedio del 1% de los analistas que participaron en una encuesta de Bloomberg.

Esta semana, el Banco Central de Chile intensificó los esfuerzos para llevar la inflación de regreso al objetivo del 3% al elevar las tasas en un punto porcentual completo, sorprendiendo a los economistas que esperaban un incremento menor.

Los aumentos del costo de vida han sido impulsados por el precio de los combustibles y la reciente depreciación del peso a un mínimo histórico. A pesar de haber iniciado el ajuste monetario hace más de un año, los banqueros centrales prevén que los precios al consumidor se mantendrán por encima de su meta hasta 2024.

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron un 2% frente al mes anterior, mientras que la energía subió un 2% y el transporte, un 1,6%, según la agencia de estadísticas. Por otro lado, los costos de educación se mantuvieron constantes. Cabe señalar que Banco Central elevó sus pronósticos de precios al consumidor a 12% y 3,3% para fines de 2022 y 2023, respectivamente.