La yerba mate bajo árboles presentó menos daños por helada

Así lo observaron los ingenieros Mara Schedler y Pablo Herrera, del Servicio de Extensión Yerbatero del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), durante el mes de agosto, en yerbales ubicados en la zona centro de Misiones.

“Los efectos negativos de las bajas temperaturas fueron observados en distintas chacras de Dos de Mayo a mediados de agosto, donde la brotación de plantas de yerba mate bajo sombra de árboles nativos no presentó daños por heladas, lo cual se evidencia por la ausencia de brotes apicales quemados- necrosados, mientras que las áreas de cultivo en las mismas chacras, pero a cielo directo, si evidenciaban dichos daños”, indicó Schedler.
Este efecto positivo, continuó, “se explica porque la cobertura arbórea contribuye a menores fluctuaciones de temperaturas y un ambiente más estable para el desarrollo del cultivo”.


Herrera, por su parte, indicó que “en general, en los sistemas agroforestales, o sea donde se combina manejo de árboles con el cultivo de yerba mate, se puede observar que las fluctuaciones de humedad y temperatura se reducen considerablemente”.
Vinculado al frío, dijo que en todos los casos verificados, “las plantaciones de yerba mate cercanas a remanentes de bosques presentan menos daños por heladas”.
Como parte del cuidado de las plantaciones, se recomienda que “durante los periodos propensos a heladas no se realice el laboreo de los suelos”.


Sobre las heladas
Schedler y Herrera explicaron que la zona productora de yerba mate se desarrolla en un clima subtropical sin estación seca, con heladas que ocurren con frecuencia entre mayo y septiembre. La helada es un fenómeno meteorológico que se origina por un descenso de la temperatura ambiente a niveles inferiores al punto de congelación del agua. “Esto hace que el vapor de agua que está en el aire se congele depositándose en forma de hielo en las superficies, lo cual se conoce con el nombre de helada blanca”, enfatizaron.


“Las temperaturas del aire bajo cero son producidas por disminuciones en el contenido de calor del aire cerca de la superficie. Estas se caracterizan por un cielo despejado, en calma o con poco viento, inversión de temperatura, temperaturas del punto de rocío bajas y temperaturas del aire que normalmente caen por debajo de 0 °C durante la noche pero que están por encima de 0 °C durante el día”, concluyeron los integrantes del Servicio de Extensión Yerbatero del INYM.