Alberto echó al titular del INCAA: el costo de películas argentinas pasó de 25 a 96 millones de pesos

El ganador de Oscar se había negado a renunciar ante el pedido del ministro de Cultura, Tristán Bauer, luego de la protesta e incidentes frente al organismo.
El presidente Alberto Fernández decidió echar por decreto a Luis Puenzo como titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) tras la fuerte protesta que terminó con incidentes frente al organismo.

Tras los incidentes que se generaron el lunes en la puerta del INCAA durante un reclamo de trabajadores y estudiantes del organismo que derivo en enfrentamientos con personal de la Policía de la Ciudad, Puenzo fue obligado a dar un paso al costado pese a su resistencia. Puenzo rechazó el pedido de renuncia durante una reunión de más de tres horas con el ministro de Cultura, Tristán Bauer, pero finalmente el jefe de Estado tomó la decisión que se conoció a partir del decreto difundido este martes por la noche.

El vicepresidente de la entidad, Nicolás Battle, quedará a cargo de manera interina en medio de la crisis y las protestas en el organismo.

En medio de rumores de pedidos de renuncia por parte del Gobierno, Puenzo aclaró en declaraciones al programa «Detrás de lo que vemos», en radio AM La990 que «hay intereses económicos de todo tipo» en juego dado que en el cine «siempre hubo fondos» y afirmó: «Hemos logrado que el INCAA sea transparente porque maneja dinero público y debe ser cuidado.

Y continuó: «El viernes se publicaron dos resoluciones, un aumento del costo medio de la producción de películas que pasó de 25 millones a 96 millones, y la otra, a los topes de subsidios. No hemos favorecido a las grandes producciones y en realidad el cine argentino se caracteriza por las películas de presupuesto medio. La ley del cine establece eso y esto es así».

Por último, a modo de autocrítica, Puenzo manifestó que los aumentos garantizados fueron tardíos y que conllevaron «palos en las ruedas» y discusiones internas.

Además, señaló que el INCAA tiene fallas en materias de comunicación: «Mientras hacía me decían que el INCAA tenía que comunicar más y no lo hicimos. Más allá de eso, estamos haciendo lo que creemos que hay que hacer».