Los aviones hidrantes de Cristina que nunca llegaron

En 2012 la entonces Presidenta usó un juego de palabras para dar a entender una compra que nunca se concretó.
En medio de la ola de incendios que azotan al país a raíz de las altas temperaturas de los últimos días y la inoperancia humana, se viralizó en las redes sociales un confuso mensaje de la expresidenta Cristina Kirchner en 2015 sobre la adquisición de aviones hidrantes. En una rueda de prensa, la actual Vice destacó una millonaria inversión para estas naves dando a entender que serían adquiridas aunque finalmente nunca estuvieron bajo el control del Estado.
«En este Plan Nacional del Fuego, que también estamos con 26 aviones hidrantes, con una inversión de 53, 57 millones de pesos. Esta es una inversión de más de 100 millones de pesos, más la preparación anual de 300.000 pesos que se gasta en la capacitación de los brigadistas, es realmente una cosa muy importante», manifestó la entonces Presidenta el 27 de diciembre de 2012 en la Casa Rosada.
Sin embargo, lo que de inmediato se leyó como una compra de herramientas para combatir el fuego pasó a la historia como una “falsa promesa”. Según explicó entonces la Secretaría de Ambiente de la Nación -hoy Ministerio-, la millonaria suma no se destinó a la adquisición sino que se abrió una licitación para alquilar las naves. “Era una opción más barata”, esgrimieron entonces desde Casa Rosada.
Según argumentó en declaraciones a la prensa Walter Jungwirth, jefe de la Brigada Nacional del Plan Nacional de Manejo del Fuego (PNMF) desde 2008, desde que se creó el plan en 1996 siempre se alquilaron las aeronaves. En tanto, desde el Ejecutivo destacaron que si Argentina pretende comprar y hacerse cargo de mantener a los aviones deberían ampliar el organismo con mayor cantidad de profesionales, lo que significaría una millonaria inversión.
De acuerdo al reporte publicado el último viernes por el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, eran 15 las provincias argentinas luchando contra los incendios: Buenos Aires, Corrientes, Catamarca, La Pampa, Salta, Tierra del Fuego, Santa Fe, Neuquén, Mendoza, San Luis, Formosa, Río Negro, Córdoba, Santa Fe, y Entre Ríos. Ante este escenario, el Poder Ejecutivo Nacional declaró a emergencia ígnea en todo el territorio de la República Argentina durante un año.