El diputado del PRO autor de la Ley de Alquileres admitió el fracaso: «nos equivocamos»

El actual diputado provincial de Mendoza y exlegislador nacional del PRO, Daniel Lipovetzky, es el autor del proyecto original de la Ley de Alquileres que ahora el Gobierno quiere modificar. Ve como positivo el cambio y detalló cuáles son los aspectos que, según su opinión, fracasaron.

Para Lipovetsky, «la ley entró en vigencia en un momento muy difícil», por lo que responsabiliza del fracaso a múltiples factores. En medio de la cuarentena, «el Gobierno congeló los alquileres y suspendió los desalojos, más una inflación que en alimentos está arriba del 70% anual. En ese marco ninguna ley que intente ordenar alquileres va a funcionar». «Por lo tanto, está bien que se plantee modificarla», completó.

De todos modos, dijo: «Se sabe si una ley funciona o no cuando empieza a aplicarse, antes uno sólo imagina un escenario». «Esa ley se debatió 4 años en el Congreso, participaron y acompañaron inquilinos e inmobiliarias y fue sancionada sin votos en contra, tanto en Diputados como en Senadores. Seguramente con un análisis que no fue correcto, por lo tanto como autor de la iniciativa original debo reconocer que nos equivocamos».

«Hoy los alquileres subieron mucho más y la inflación que viene es más alta que la hay en este momento, porque tenemos un Gobierno que emite descontroladamente. Por lo tanto los alquileres no van a bajar. Era un ley para otro Gobierno no para este y por eso está bien que se corrija», sentenció el legislador.

Finalmente, Lipovetzky detalló cuáles son los puntos de la norma que deberían mantenerse, a su entender, y cuáles hay que modificar. Entre los primeros mencionó que se pueda garantizar un contrato de locación no sólo con un inmueble, sino con un recibo de sueldo o con un seguro de caución, así como notificar un domicilio electrónico y regular lo relacionado a la recesión anticipada por parte del inquilino.

Entre lo negativo, dijo que no debería haber método de actualización. «Se suponía que era lo que aumentan las cosas y no más que eso, pero entiendo que en este marco debe ser a libre negociación, como era antes».

De todos modos, «lo importante es que se vuelva a debatir la ley tras un año de vigencia en el que se ve que realmente hay cosas que no funcionan», concluyó.