El 20% de los internados con respirador estaba vacunado con una dosis y el 6,5% con las dos

En lo que va de julio la Argentina recibió más de 16 millones de vacunas contra el coronavirus y aceleró la campaña de inmunización ante la amenaza de circulación comunitaria de la variante Delta y la inevitable tercera ola. Los sueros no evitan el contagio, pero disminuyen la gravedad de la enfermedad y los resultados comienzan a asomar en las terapias intensivas: a la reducción en la ocupación de camas se suma que solo el 6,5% de los internados que requieren Asistencia Respiratoria Mecánica (ARM) accedió el esquema completo de ambas dosis.
Esta situación la explica el hecho que de más del 65% de la población mayor de 70 años -que es la más vulnerable a la enfermedad- ya cuenta con las dos dosis de la vacuna, pero se complica para el 35% que aún aguarda por ese suero.
La demora en la entrega del segundo componente de la Sputnik V genera un cuello de botella que el Gobierno evalúa sortear con la combinación de sueros de distintos laboratorios, un ensayo que ya comenzó en la Ciudad de Buenos Aires, pero los resultados de los estudios demorarán algunas semanas más y mientras tanto parte de la población va superando los tres meses del intervalo entre ambas dosis. Además, AstraZeneca sigue sin entregar las vacunas prometidas, solo envió el 40% del contrato por 22,4 millones de dosis.
De acuerdo con el último informe de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) del 23 de julio -del que participaron 125 Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), con un total de 2217 camas-, de los 699 pacientes con COVID-19 que requirieron ARM, 192 (27,5%) estaban vacunados al menos 21 días antes del inicio de los síntomas: el 21% con una dosis y el 6,5% con dos.
“Estos números reflejan que ninguna vacuna tiene una eficacia del 100% ni para disminuir contagios ni formas críticas o mortales. Sin embargo, son altamente eficaces”, dijo Arnaldo Dubin, médico intensivista miembro de la SATI. En el mismo sentido, destacó que “cada vez hay menos pacientes críticos y esto es porque la mitad de la población está vacunada” y que “la eficacia va aumentando con el esquema completo”.
Respecto de lo que se puede proyectar hacia el futuro, Dubin consideró que en la Argentina “ya no vamos a volver a tener situaciones críticas como las que tuvimos” gracias al avance de la vacunación.
Este lunes, la cartera encabezada por la Carla Vizzotti informó que la ocupación de camas de terapia intensiva por pacientes con coronavirus bajó a 4155, es decir que 42 días después del pico de la segunda ola (7696) se redujo 46%.
Según las conclusiones del informe de la SATI, “la población de pacientes no vacunados fue altamente susceptible a recibir ventilación mecánica, mientras que los pacientes con una sola dosis de vacuna mostraron una menor predisposición al apoyo ventilatorio y mucho menor en aquellos pacientes con dos dosis”.
Para Eleonora Cunto, médica intensivista del Hospital Muñiz, “en estadística para decir que algo (la vacuna) aplicado sobre una persona produce un resultado sobre ella (ventilar o no) debe ser significativo”, por lo que consideró “demasiado apresurado” dar por sentado que la inmunización evita la necesidad de ventilación mecánica.
“La vacuna hasta lo que sabemos evitaría las formas graves y no la enfermedad, pero que es mejor con vacunas no me cabe dudas”, remarcó Cunto.
El avance de la vacunación
De acuerdo con las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en la Argentina viven 45,8 millones de personas, de las cuales poco más de 24 millones ya accedieron a al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, es decir, el 52,5%, pero el número se reduce al 13,3% con ambas dosis (casi 6,1 millones), según los datos del Ministerio de Salud.
De los mayores de 80 años, el 69% ya accedió al esquema completo; al igual que el 64% de los mayores de 70, el 51% de los mayores de 60 y tan solo el 9% de los menores de 60 años.
De los 24 distritos, la Ciudad de Buenos Aires (63,1%), Neuquén (57,1%), San Luis (56,8%), La Pampa (56,6%), Santa Fe (55,6%) y Formosa (55,1%) se encuentran entre las que superan el 55% de su población vacunada con al menos una dosis.
En el extremo contrario de la tabla se ubican Misiones (36,9%), Chaco (44,6%), Salta (45,1%), Santa Cruz (45,7%), Corrientes (47,5%), Entre Ríos (48%) y Chubut (48,5%) que no llegan a la mitad de su población inmunizada.
Según la cuenta de Twitter @CuantasVacunas que lleva un registro diario del monitoreo de vacunación, el departamento con mayor avance en la campaña de inmunización es La Caldera (Salta), con 86,7% de su población con al menos una dosis; mientras que el de menor avance es General Belgrano (Chaco), con 18,6%.
Para frenar el impacto de la variante Delta, tanto el Reino Unido como Israel dieron muestra de la necesidad de avanzar con el esquema completo de inmunización, no para evitar los contagios sino para reducir los cuadros graves y las internaciones.
De acuerdo con los datos del Ministerio de Salud, La Pampa (20,1%) y la Ciudad de Buenos Aires (20%) son los dos distritos con mejor desempeño en la cantidad de población en la que ya pudieron completar el esquema. Le siguen San Luis, 18,6%; Neuquén, 17,1%; Río Negro, 15,2%; La Rioja, 14,6%; Tucumán, 14%; Jujuy, 13,9%; Santa Cruz, 13,8%; Corrientes y Tierra del Fuego, cada una con el 13,7%; Córdoba, 13,1%; San Juan, 13%; Chubut y Entre Ríos, ambas con el 12,9%.
En el final de la tabla están Catamarca, con 12,7% de su población totalmente inmunizada; Buenos Aires y Santa Fe, ambas con 12,5%; Chaco y Santiago del Estero, con el 12%; Mendoza, 11,8%; Misiones, 11,6%; Salta, 10,9%, y Formosa, 10,4%.